En Terapia: Procesando estigmas en salud mental

In Therapy- Working Through...


La entrada de esta semana fue inspirada por “Time to Change” (Tiempo para cambiar), una organización que ha tomado el liderazgo para combatir la discriminación y el estigma sobre la salud mental. Así que hoy deseo sumarme al movimiento al escribir esta entrada en mi blog, así como también al compartir en redes sociales acerca de este importante tema, para tener más atención al respecto.

La organización de caridad llamada “Heads Together”, establecida por los Duques de Cambridge y el príncipe Harry, es también una organización que trabaja activamente para remover el estigma respecto a la salud mental.


Se necesita coraje para aceptar que no nos sentimos bien con nuestra salud mental. Es aun más difícil aceptarlo frente a nuestros amigos, familia o incluso con un terapeuta. Agrégale a esto el ser visto como [inserta los adjetivos negativos aquí] y también ser discriminado en el trabajo o en tu comunidad local porque tu enfermedad no es visible y probablemente la estés inventando, ¿cierto?


1


Así que ¿Qué es lo que hablar sobre la salud mental hace por nosotros?


  • Nos libera para ser auténticos, honestos y reales con nosotros mismos y con otros, acerca de cómo nos estamos realmente sintiendo y qué queremos hacer al respecto.

  • Desafía a otros a ver los problemas de la salud mental de una manera diferente, y permite que sucedan más conversaciones al respecto.

  • De los dos ítems mencionados anteriormente, se desprende el hecho de que las relaciones pueden mejorar y convertirse más compasivas, como resultado de estas conversaciones difíciles.

  • Ayuda a desafiar los estereotipos que existen, cuando alguien menciona los problemas de salud mental

    • Las personas con problemas de salud mental son impredecibles
    • Las personas con problemas de salud mental son peligrosas
    • Las personas con salud mental son incompetentes
    • Tú eres culpable por tus problemas de salud mental
    • No existe esperanza para la recuperación
  • La oportunidad de una recuperación aumenta significativamente cuando una persona es honesta consigo misma, y cuando el sistema de soporte está en su lugar – una familia, amigos, empleadores más comprensivos, y la búsqueda de ayuda profesional, incluso si es por un período corto.

  • El ver a alguien hablar acerca de sus problemas de salud mental de una manera abierta y honesta, ayudará a normalizar lo que las enfermedades de salud mental realmente significan.

    • “Si mi amigo lo tiene, y lo/la he conocido por toda mi vida, entonces la salud mental podría afectarnos a todos.”
    • “De hecho he sentido que mi salud mental ha tambaleado en el pasado, pero he tenido miedo de hablar al respecto.”
    • “Yo lo/la conozco y no diría que él/ella es impredecible, peligroso, incompetente ni que él mismo lo ocasionó, o que no hay esperanza para la recuperación. El problema de salud mental de mi amigo desafía mi visión acerca de la salud mental.”
  • Las enfermedades mentales deberían ser un tema de conversación tan común como los temas de salud física.

  • Es mucho más fácil llamar al trabajo para decir que uno está enfermo, y decir algo como “Me rompí una pierna y necesito un tiempo para recuperarme” que “me siento tan ansioso hoy que no me siento capaz de levantarme de la cama.”

  • Romperse una pierna probablemente duela tanto – física, fisiológica y emocionalmente – como sentirse ansioso o deprimido.

  • La diferencia es que una es cuantificable y visible y la otra no.

  • Esto no quiere decir que una exista y que la otra no exista, o que una deba ser tomada más en serio y con más compasión que la otra.


2


Me siento bendecida de poder vivir en esta época, donde, a pesar de que el estigma y la discriminación respecto a la salud mental aun existen, es más fácil desafiarlos y de cambiar los puntos de vista al respecto. Incluso existen leyes y documentos oficiales que han sido creados para proteger de la discriminación, a las personas con problemas de la salud mental (Ve la Ley de Salud Mental 1983 y la Ley de Equidad 2010).

Como una profesional de la salud mental, valoro la conversación respecto a la salud mental y a las situaciones abrumadoras que no nos permiten avanzar y/u obstaculizan nuestra vida diaria. Es un privilegio escuchar las historias de las personas, y ayudarles a procesar sus sentimientos, pensamientos y comportamientos difíciles, para que eventualmente (cuanto antes – todo depende del viaje individual de cada persona y de su proceso) puedan poner su vida de vuelta en marcha.

Sin importar si veo a mis clientes por 6 sesiones, 3 meses, un año, dos años, tres años o más, yo confío que ellos tienen las fortalezas y recursos dentro de sí mismos y dentro de sus grupos de apoyo, para ayudarles a volver al camino. Confío en el proceso terapéutico y que juntos, en la clínica podemos atravesar, procesar, entender, sentir y pensar lo que sea necesario atravesar, procesar, entender, sentir y pensar para que la persona pueda seguir adelante.

Yo creo en dejar que nuestros sentimientos salgan a flote – usualmente utilizo la frase “afuera es mejor que adentro”, la cual definitivamente aplica para sacar tu enojo, tristeza, molestia y cualquier otro sentimiento que surja. Mantenerlos adentro podría enfermarnos mental o físicamente, o podría hacernos difícil la sanación de nuestras heridas emocionales y fisiológicas.


3


Algo que encuentro útil para ciertas cosas, pero no como una herramienta terapéutica, es el diagnóstico de salud mental. Yo no subestimo el diagnóstico (tales como la depresión o el desorden bipolar), pero no trataré a mi cliente como una persona deprimida o como una persona bipolar. Yo trataré a la persona como un todo, y hablaré acerca de lo que sea que ellos traigan a la mesa en una determinada sesión. Pienso que esto es más útil y se ha sentido como un alivio para algunos de mis clientes. Sí, ellos guardan su diagnóstico y la medicina que podrían estar tomando, pero no son tratados como una parte de ellos mismos, o como si ellos fuesen esa única parte de su vida, donde están deprimidos o tienen bipolaridad.


¡Tú no eres tu diagnóstico!


4


Hay algunas cosas que definitivamente no funcionarán y que harán más daño que bien al hablar con alguien que te está contando sus dificultades respecto a su salud mental:

  • “ve y toma una siesta o un baño, te sentirás mejor después de eso”

  • “estoy segura que no es tan malo, eres un poco dramático”

  • “anda ya, solo supéralo”

  • “solo estás haciendo esto para obtener atención”

  • “tienes problemas de salud mental, por lo tanto eres débil y quebrantado”

  • “podría ser peor”

  • “hay alguien que está mucho peor que tú”

  • “yo sé exactamente como te sientes”

  • “ve y haz algo que te distraiga”

  • “deja de ser tan perezoso”


5


Quiero terminar esta entrada con una nota positiva. Así, que ¿cómo puedes ayudar a alguien con problemas de salud mental? No tiene que ser una cosa extraordinaria. Como puedes ver en lo escrito anteriormente, las palabras pueden tener un impacto enorme. Prueba con esto:

  • “no estás solo, estoy contigo”

  • “te estoy escuchando”

  • “qué puedo hacer para ayudarte”

  • “has tratado de hablar con un terapeuta”

  • “entiendo si quieres estar solo, pero estaré aquí cuando estés listo para pasar el rato”

  • “te creo, creo que estás luchando”


Espero que esta entrada haya sido de ayuda y que te haya desafiado respecto al estigma y la discriminación sobre la salud mental. Comparte esta entrada y los links que he dejado en la entrada, ¡para que otros puedan tener esta conversación también!


Traducción por Mayra Alarcón22830972_10154754698267237_1487302927_o22773476_10154754695032237_814551237_n

 


 #timetotalk #TimeToTalkDay


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.



1

En Terapia: procesando la autocrítica – Qué hacer con nuestros sentimientos cuando cometemos un error

In Therapy- Working Through...


¡Bienvenidos a la nueva entrada de “En Terapia” para esta semana!
Usualmente tengo una idea bastante clara sobre lo que voy a escribir antes de sentarme a escribir (esto usualmente pasa una semana antes de publicar la entrada). Esta semana no estaba muy segura al respecto; fue hasta el miércoles por la mañana, cuando hice algo que desencadenó una serie de sentimientos en mí, que lo tuve claro.

En resúmen, cometí un error, y esto me llevó a una serie de sentimientos en los que tenía que trabajar.


Esto fue lo que pasó …


1


En diciembre programé el espacio para tomar un examen y utilicé un documento de identificación, el cual pensé que era válido para este trámite. Llegué al lugar para tomar el examen, y me dijeron que tendría que reprogramarlo ya que el documento que utilicé no era válido para tomar este examen.


2


Mi primera sensación cuando la persona me estaba mencionando esto, fue sentirme decepcionada de mí misma, así como también de vergüenza por tal descuido. Mientras me retiraba del lugar, sin realizar mi examen y esperando que mi teléfono tuviera suficiente bateria para hablarle a mi esposo para que me animara moralmente, otros sentimientos empezaron a surgir dentro de mí.

Esto me costó dinero y tiempo, así que surgió el enojo también. En el viaje de regreso en el tren, me sentí deprimida y enojada y avergonzada. Me estaba castigando mentalmente y criticándome tan fuertemente, que me sorprendí a mí misma, luego de 20 minutos de enfurruñamientos, y de un diálogo interno de auto-desprecio.


3


Cuando digo que me sorprendí a mí misma, me refiero a que me di cuenta de lo que me estaba diciendo a mi misma con mis pensamientos y mis reacciones corporales de enojo y desasosiego general. Así que me dije a mi misma lo que le diría a cualquier otra persona, especialmente a mis clientes de terapia, y es acerca de lo que he estado escribiendo aquí:

¡Procésalo! Deja que esos sentimientos vengan y que hagan lo que tengan que hacer, a pesar de lo incómodos y horrendos que puedan ser.

Así que lo hice. Continué enfurruñándome. Seguí estando enojada, deprimida, molesta,
avergonzada y con una actitud crítica hacia mí misma. Pasaron otros 20 minutos y repentinamente empecé a entrar en razón. Mi mente más racional le empezó a hablar a mis reacciones emocionales también válidas.


4


Empecé a decirme a mí misma que sí, cometiste un error, pero piensa al respecto. ¿Qué es lo peor que podría pasar? (aparte de sentir todas esas cosas que he descrito, por supuesto).

Así que pensé, bueno, lo peor que de hecho ha ocurrido es que perdí el dinero del tren y del examen, y tendré que pagarlos de nuevo cuando reprograme el mismo y regrese a tomarlo. Esto retrasa mi solicitud, para la cual necesito este examen resuelto, pero no estoy en un apuro real, así que no es un problema enorme.

También, es un dolor el tener que reprogramar el examen y tener que hacer el viaje de nuevo, pero en ese momento lo haré todo bien y habré aprendido de mi error, ¡y podré continuar con mi vida!


¿Qué más ha ocurrido para que valga la pena que me castigue de esta manera?


Puees… pensé, ¡no mucho de hecho! Nadie más sabe lo que pasó, nadie más necesita saber, y si alguien más se enterara seguramente sería comprensivo y me daría apoyo – posiblemente me apoyaría más y me comprendería más de lo que yo misma me he apoyado ¡durante los últimos 40 minutos!

Esa señora que me dijo que cometí un error ve a tanta gente cada hora, que yo soy una
memoria vaga – ¡Si acaso me recuerda! – y no creo que ella me recuerde la próxima vez cuando regrese, y si lo hace, puedo bromear al respecto en última instancia.


Luego empecé a pensar en las cosas buenas que obtuve del viaje. Estaba muy contenta de viajar a la ciudad donde había programado mi examen. Era un poco de tiempo para mí misma, una forma de auto-cuidado – yo con mis pensamientos y solo vagabundear en un lugar al cual casi nunca voy, disfrutando de los alrededores y de mi propia compañía.

¡Ah! Y encontré un bonito lugar – tenía un hermoso nombre, era una mezcla de restaurante/pub/bar ¡la cual amé! Me tomé una taza de té antes de mi examen, y estoy segura de que volveré allí, una vez termine este examen en un par de semanas, ¡y tomaré un bien merecido coctel!

Para resumirlo, mi día completo fue una montaña rusa de emociones y experiencias, algunas de las cuales fueron placenteras, otras no tanto, pero esto me llevó a sacar el mejor provecho de una situación mala.


5


Tengo una razón para contarte esta historia, y ahora quiero contarte lo aprendido hoy, que puede ayudarte:

Honra  tus sentimientos – todos los sentimientos son válidos. No será agradable enfrentarse a muchos de estos, o no será agradable tolerarlos por mucho tiempo, pero sentirlos a profundidad te ayudará a limpiar tu atmósfera emocional y te permitirá a progresar y ver lo positivo en lo que podría verse como una situación mayormente negativa al inicio de una mala experiencia.

Procesa tus sentimientos y pasa al otro lado – quedarse estancado con los sentimientos que no son procesados podría enfermarnos mental o físicamente (nuestra energía mental querrá salir de una forma u otra, y el cerebro es muy listo al negociar alternativas, como dolores de espalda, dolores de cabeza y otras dolencias).

Existe al menos una cosa positiva en cada situación negativa. Tómate el tiempo para encontrarla. – Yo no logré llegar a pensar en las cosas positivas de mi día hasta que procesé mi enojo, vergüenza y mi autocrítica.

Algunas situaciones podrían tomar más tiempo que un viaje en tren para ser procesadas. Podría tomar un par de semanas, o incluso meses, pero con el apoyo adecuado – de la familia, amigos o de un profesional de la salud mental como yo – llegarás al otro lado y volverás a sentirte bien contigo mismo e ¡incluso con la situación!

El crecimiento viene de lugares inesperados. – Yo no esperaba pasar por este viaje emocional durante mi viaje en tren a casa, pero aquí estamos, y esto podría beneficiarlos a ustedes, mis lectores.


Espero que mi historia y lo que he aprendido, te sirva cuando estés luchando con la autocrítica y cuando estés castigándote porque cometiste un error, sin importar si fue grande o pequeño.


Si hay algo que quieras mencionar al respecto, deja un comentario debajo o envíame un mensaje por medio del formulario de contacto.


22773476_10154754695032237_814551237_n

Traducción por Mayra Alarcón.

 

 

 


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.



1

En terapia: Procesando tu primera sesión de terapia (parte 2)

In Therapy- Working Through...


Bienvenidos a esta segunda entrada de “procesando tu primera sesión de terapia”. En esta entrada hablaré acerca de lo que el terapeuta te dirá y algunas preguntas que te podrían realizar en la primera sesión.


1


El terapeuta te explicará cómo trabaja y cómo será la terapia con él/ella


Existen dos cosas muy importantes para tomar en cuenta al buscar al terapeuta adecuado para ti.

Primero que nada, debes sentirte muy cómodo con la persona con la que trabajarás. Algunos terapeutas llamarán a la primera sesión, la sesión de evaluación. Yo prefiero tomar la primera sesión como eso – la primera sesión – pero también estoy consciente de que yo podría no ser el terapeuta ideal para un cliente, o que el cliente podría no ser el cliente adecuado para mí (debo ser honesta conmigo misma y contigo acerca de los límites de mi práctica; de otra manera podría hacer más daño que bien, y eso sería contraproducente para ambos). Toma la sesión inicial como una evaluación para darte cuente de si puedes trabajar con esa persona, o si sigues con tu búsqueda en otros lugares. Incluso podrías preguntarle al terapeuta acerca de otros profesionales a quienes podrías considerar. No te preocupes por eso, nosotros estamos acostumbrados a estas cosas, y ¡no nos sentiremos mal ni te veremos de ninguna manera negativa si decides escoger a alguien más o pedir referencias!

Segundo, es altamente probable que tú te encuentres nervioso. Estarás conociendo a una nueva persona después de todo, y tú sabes que las cosas que hablarás con él/ella no será cosa fácil. Tan solo recuerda que el terapeuta estará posiblemente tan nervioso como tú – ¡Ellos también te estarán conociendo por primera vez!


2


Tu terapeuta no tendrá ninguna expectativa sobre cómo actuarás tú de ninguna manera. Especialmente si no has ido a terapia antes, te tomará algunas sesiones acostumbrarte a la dinámica y a la forma en que el terapeuta trabaje contigo. Tómate tu tiempo y siéntete libre de hacer preguntas respecto al proceso. El terapeuta te explicará cómo trabaja – su modalidad principal, su rol en esta relación (de manera breve, para ayudarte a entender lo que está sucediendo contigo, y cómo realizar progresos utilizando tus ya existentes fortalezas y recursos internos).

El terapeuta necesitará saber mucho acerca de ti para poder ayudarte, así que hablar de manera libre y sin censura, será la mejor manera de ayudarle a ayudarte. Habiendo dicho esto, nadie te apresurará o presionará para hablar acerca de cualquier cosa que tú no estés listo para discutir. El espacio terapéutico es un espacio seguro para hablar y trabajar en tus problemas – ¡a tu paso! Es tu sesión y tu proceso y tú puedes decidir lo que está bien y lo que es demasiado para ti. Tu terapeuta podría mencionar cuan difíciles son las cosas y que tú podrías querer volver a esto más adelante. No podemos conspirar para no hablar acerca de lo que nosotros podríamos ver que podría ser la llave para tu progreso.

3


 


Existen otras cosas que el terapeuta podría querer discutir en la primera sesión, como desenlaces, terapias indefinidas versus terapias con un tiempo limitado, y preguntas relacionadas a ti directamente.


Preguntas que podrían realizarte


¿Has estado en terapia antes?

Esta pregunta es importante porque le dará al terapeuta una visión de la experiencia que hayas tenido en el pasado. ¿Fue una experiencia positiva? ¿Fue de ayuda?

¿Cuáles son tus expectativas respecto a la terapia ahora?

Luego de la pregunta anterior, ésta podría ser otra pregunta que le podría ayudar al terapeuta a saber cómo ayudarte de mejor manera y posiblemente a cómo aclarar algunos malos entendidos o sentimientos negativos – si hubieren – sobre tus procesos de terapia anteriores, así como también, a explicarte sobre cuán similar o diferente será tu relación con él/ella.

¿Qué te trae a terapia ahora?

Todo lo demás discutido hasta ahora, habrá sido de ayuda para facilitar tu proceso en terapia y para permitirte a ti y a tu terapeuta a conocerse un poco mejor, antes de profundizar en lo que te trajo a terapia en este punto de tu vida. Aquí es donde puedes iniciar a contar tu historia e iniciar tu proceso de curación.


4


El final de la primera sesión


El final de la primera sesión podría ser complejo, ya que tú podrías querer seguir hablando, o de hecho, terminar la sesión un poco más temprano, ya que la misma pudo haber sido abrumadora. Utilizar todo el tiempo asignado es lo mejor, ya que esto te ayudará a construir resiliencia desde el inicio, y te permitirá experimentar las habilidades de tu terapeuta para contener tus sentimientos de incertidumbre y agobio. Esto podría también darle la percepción sobre cómo tú manejas los finales, lo cual será importante para cada sesión y más adelante para cuando decidas terminar todo el proceso.

Luego de la sesión, tómate un tiempo para respirar, y no te apresures a tomar ninguna decisión sobre lo que has discutido. Tomará algún tiempo el poder trabajar sobre cualquier cosa que traigas a terapia, y lo mejor que puedes hacer es no rendirte, pensar al respecto, seguir procesando en tu mente y en tu corazón, y discutirlo con tu terapeuta en tu segunda sesión.


Espero que estas entradas hayan sido de ayuda para ti, y te deseo lo mejor en tu búsqueda del terapeuta adecuado para ti.

Si tú crees que yo podría ser la terapeuta adecuada para ti, no dudes en contactarme, o ve a mi página web para mayor información acerca de cómo trabajo.


 

22830972_10154754698267237_1487302927_o22773476_10154754695032237_814551237_n

Traducción por Mayra Alarcón.

 


  

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.


3

En terapia: Tu primera sesión de terapia (parte 1)

In Therapy- Working Through...


Bienvenidos a la entrada del blog para esta semana. He decidido iniciar el año con este tema, ya que puedo imaginar que muchos de nosotros podríamos estar pensando en cambiar algunas cosas para bien, en el inicio del 2018. Tocaré este tema durante las próximas semanas, dado que ¡hay muchas cosas que decir acerca de tu primera sesión en terapia!


Si tienes alguna pregunta respecto a lo que lees, o sobre algo que aún no haya escrito acerca del tema, coméntalo o mándame un mensaje, y lo agregaré en mi siguiente entrada.


primera sesion de terapia parte 1


Hay varios pasos que completar, incluso antes de que llegues a la oficina del terapeuta. Todas estas tienen sus momentos, algunos fáciles, y algunos más complejos de asimilar.

Desde que te das cuenta y aceptas que las cosas se han vuelto demasiado complicadas y que necesitas buscar ayuda, hasta ir a los directorios de terapeutas y buscar al terapeuta adecuado para ti, hasta finalmente hacer el contacto inicial con un terapeuta. Todas estas son tareas que potencialmente podrían desatar tus nervios, pero que también son importantes para retomar el rumbo de tu vida.


Avancemos al día de tu primera sesión. Tú has llegado y estás a punto de tocar el timbre y de conocer a tu terapeuta por vez primera.

¿Qué deberías esperar?


primera sesion de terapia 1.2


bacp ethical framework picture for pageAhora bien, ésta es una pregunta cargada, ya que cada terapeuta tendrá sus propias formas de ejercer, pero los terapeutas tenemos estructuras éticas a las cuales nos adherimos, y éstas son en general, las mismas para todos.

Debes esperar al menos un par de sillas, viéndose de frente – las mías están puestas de manera perpendicular (como en la imagen al inicio de este post) para que tengamos contacto visual, pero también te da tu espacio si no sientes ganas de hacer demasiado contacto visual mientras hablamos sobre algún tema en particular, o mientras te pones cómodo conmigo y con el proceso de terapia.

20170810_114447Algunos terapeutas tendrán una sala de espera, mientras que otros – como yo – podrían trabajar desde casa u oficinas más pequeñas, así que se te podría pedir que llegues a la hora acordada para dar inicio.

La iluminación y la decoración dependerá de cada terapeuta, pero generalmente habrá una estantería con libros, o al menos algunos libros y revistas relacionados con la terapia, un escritorio, un reloj. Yo tengo encendida la luz principal con algunos clientes, pero otros prefieren únicamente las lámparas más pequeñas. Lo que sea más cómodo y seguro para que puedan hablar y trabajar en el tema que los ha traído a verme.

Algunos terapeutas tienen sus diplomas colgados en la pared; esta es una opción personal, así que algunos podrían tenerlos disponibles para que los revises si lo deseas, y no están a simple vista. Yo tengo candelas en mi consultorio, lo cual podría gustarle o no a algunas personas, así que les doy la opción de encenderlas o no, y me aseguro de recordar sus preferencias en esto para las siguientes sesiones


Respecto a las primeras pláticas con tu terapeuta, también podrían variar, pero en general puedes esperar lo siguiente (nota: este no es un listado minucioso y lo hago en base a cómo trabajo yo y a las guías generales para todos los terapeutas en el Reino Unido):

  • Contrato

  • Llenar un formulario con tus información personal y otra información pertinente

  • El terapeuta te explicará cómo trabaja y otros aspectos practicos y relacionados con el proceso de terapia

  • El terapeuta te preguntará algunas preguntas en relación a tu pedido de terapia

  • los siguientes pasos en la terapia serán parte de la conversación


Contrato e información personal


El terapeuta usualmente tendrá un contrato pre-escrito para que lo leas y acuerdes con los términos para que puedan empezar a trabajar juntos. Este incluirá usualmente la duración de cada sesión, la cuota por cada sesión y el acuerdo de cómo pagarás (al final de cada sesión, por transferencia bancaria antes de la sesión, paypal, ect.), la política de cancelación y las responsabilidades tanto del terapeuta como las tuyas como cliente.

Puedes ver mi contrato al dar click aquí.

El terapeuta te pedirá que llenes un formulario con tu información y que lo firmes cuando estés de acuerdo con los términos del contrato y estés listo para iniciar la terapia con este terapeuta. Ahora que el internet está disponible para todos, prefiero enviar el contrato y el formulario de información por correo electrónico, para que puedas leerlo con tranquilidad y a profundidad, para que cuando nos veamos por primera vez, podamos discutir lo que desees clarificar o agregar, lo cual nos permite tener más tiempo para hablar acerca de lo que te trae a terapia ahora.


primera sesion de terapia 1.3Hasta el momento hemos hablado del contacto inicial, y posiblemente los primeros 5-10 minutos de la sesión.

La siguiente semana quiero hablar un poco mas a profundidad de lo que puedes esperar de la conversación con tu terapeuta en los siguientes 40-50minutos de la primera sesión.

Para mientras, si tienes preguntas o comentarios, escribe en los comentarios abajo, o envíame un mensaje via la hoja de contacto.


Hasta la semana siguiente…


22773476_10154754695032237_814551237_nTraducción por Mayra Alarcón 


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.


primera sesion de terapia parte 1

En Terapia: Procesando Perdida y Duelo (parte 3)

In Therapy- Working Through...


Bienvenidos a la tercera edición de la mini serie sobre la pérdida y el dolor.

En esta edicion me gustaría hablar de las posibles reacciones- sentimientos y comportamientos- que podríamos experimentar cuando trabajamos con la pérdida y el duelo. También hablaré un poco de cómo la terapia puede ayudar a sobrepasar la pérdida y el dolor.


1


Así como cualquier síntoma, los síntomas del dolor nos está diciendo algo. Algo no está bien con nosotros mismos después de una pérdida; nuestro cuerpo y mente están  procesando esta inestabilidad y tratando de llegar a un balance.

Así que permítete sentir los sentimientos que van surgiendo. Es un proceso natural. Es un proceso normal. Es tu proceso, así que trabaja con lo que va apareciendo a través del tiempo.


2


La negación, el enojo, la negociación, la depresión y la aceptación son las cinco etapas descritas por Elisabeth Kubler-Ross. Pueden aparecer en el mismo o diferente orden, o tomarse turnos en volver a aparecer.

Pueden estar acompañados por dificultades al dormir, pesadillas, disociación, sentirse adormecido o como si quisieras escapar; también puede que experimentes pensamientos angustiantes, frustración y ansiedad; tal vez quieras estar solo todo el tiempo; puede que sientas que las personas no te entienden- o ellos realmente no entienden lo que tu estas pasando.

Es importante reconocer que todo esto es parte del proceso, y que los síntomas se sentirán menos sobrecogedores al pasar el tiempo.

En los siguientes párrafos, hablaré de cómo la terapia puede ayudar a sobrepasar los sentimientos descritos en las publicaciones anteriores.


3


Una manera integrativa o ecléctica de trabajar puede ser el mejor enfoque para ayudar a alguien a sobrepasar su pérdida. El duelo es un proceso, y este proceso será diferente para todos. Lo importante es sentir la pérdida y todos los sentimientos que pueda traer- el dolor, depresión, distanciamiento, ansiedad, culpa- y llegar al punto donde exista un nuevo significado a la vida del sobreviviente.

Ls personas pueden seguir viviendo sus vidas con la memoria de la persona que perdieron, sin estar atrapados en la tristeza y el dolor como cuando empezaron el proceso de duelo.

Yo trabajaría dentro de las modalidades psicodinámicas, terapia centrada en el cliente y terapia cognitiva para ayudar al cliente en el proceso de duelo.


Algunas de las áreas en las que trabajaría serían:


  • Cuestionar el pensamiento irracional

    • Como una forma de manejar las emociones fuertes que aparezcan.
    • Desarrollar formas de pensamiento más racionales- desarrollar negativos saludables.
      • Por ejemplo –“No puedo vivir sin esa persona”, puede ser cuestionada con el hecho que todavía están aquí sin su ser querid
  • Cuestionar el sistema de creencias que circulan la pérdida

      • Alguien que esté sufriendo una pérdida puede ser menos positivo acerca de sus vidas y su autoestima, pueden tener más pensamientos irracionales que antes de la pérdida.
  • Teorías de apego ayudarían a la persona en su reacción natural a la muerte de un ser querido. Los vínculos que se crearon durante la relación necesitan ser reconsiderados y procesados.

    • ¿Cómo los clientes seguirán con sus vidas sin su ser querido presente?
    • ¿Ellos podrán tener una relación como esta otra vez?
  • Revisar su vida en el presente – cómo sienten que sus vidas serán después de la pérdida.

    • ¿Cómo es que esto cambia su carácter y su personalidad?
  • Permitiendo periodos de transición donde un artículo de ropa, una fotografía o algo que haya pertenecido a la persona, pueda ser llevado como un sustituto temporal de su ser querido.

    • Puede que ellos vayan a dejar el objeto una vez que hayan podido internalizar la memoria de su ser querido y lo que significa que hayan fallecido.


Considerando todo esto, el terapeuta debe confiar que, con su apoyo, su cliente pueda encontrar su propio camino en el proceso de la pérdida, y salir al otro lado con un sentir renovado de sí mismo mientras se ajustan a la vida sin su ser querido.


Si necesitaras de mi ayuda en este tema u otros relacionados, por favor contáctame por medio de este link.


Traducción por Mayra Alarcón


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.


 

En terapia: Procesando la pérdida y el duelo (parte 2)

In Therapy- Working Through...


Bienvenidos a esta edición de mi mini serie de “En Terapia” acerca de la pérdida y el duelo, en la cual me gustaría mencionar otros tipos de pérdida y cómo podríamos procesar los mismos.

La semana pasada hablamos de la pérdida repentina y la predecible. Existen más tipos de duelos, los cuales puedes encontrar en esta entrada (haz click aquí para leerla).


1


El proceso de ruptura de una relación sentimental puede tomar muchas formas y facetas, dependiendo de la duración e intensidad de la relación.

Preguntas tales como: ¿Seré capaz de enfrentarme a esto solo? ¿Por qué pasó esto? ¿Cómo pude dejarlo tratarme de esa forma por tanto tiempo? ¿Por qué no hice esto antes?

Pensamientos tales como: Tenía el resto de mi vida planeado con él/ella, ahora debo empezar de nuevo; nunca volveré a confiar en otro hombre/ mujer en la vida; me sentiré triste y solo por siempre.

En términos prácticos, hay asuntos como encontrarse a tu ex en una tienda y cómo accionar o reaccionar a esto; si trabajan juntos, cómo irá a funcionar eso ahora; ¿Qué pasaría si lo ves con alguien más? ¿Por qué estará pasando él/ella en este rompimiento; estará sufriendo tanto como yo? ¿Le habrá sido fácil seguir adelante?

Se vuelve más complicado cuando hay niños o hipotecas involucradas. Pero si esto no aplica a tu caso, entonces solo es un asunto de procesar el dolor de la ruptura, con la forma que éste haya tomado, y por el tiempo que esto dure.

Creo que todo depende de si la ruptura fue tan amigable como fuese posible (por ejemplo, si se alejaron, o si tenían ideas diferentes de lo que la vida debería de ser para cada uno) o si dejaste la relación en términos realmente malos (violencia en la relación, infidelidad, etc.)

El volver a dar forma a tu vida sucederá cuando estés lisito, y entonces podrás levantarte de donde estas, tomar las cosas que te recuerdan de dicha relación, y ponerlas en una caja y devolvérselas a la persona, o donarlas a la caridad, o bien, podrás decidir hacer lo que quieras con ellas.

Puedes empezar a hacer nuevos planes para tu vida sin esa relación. Cada relación te enseña algo. Con el tiempo podrás ver lo que puedes tomar de esa relación, y utilizarlo como una ventaja.

El hablar acerca de tu ruptura y acerca de todo lo que surja en ti, con un consejero podría ayudarte a procesar el dolor y a avanzar en tu vida.

Elisabeth Kubler-Ross tiene algunos libros buenos libros acerca de Lecciones de Vida, que podrían ser de ayuda cuando estés atravesando problemas con relaciones, o bien cuando estés procesando el duelo y la pérdida.


2


Perder la salud puede ser frustrante, ya sea si es algo permanente o temporal.

He trabajado como personal de apoyo en un centro de rehabilitación, a donde van las personas al ser dadas de alta de un hospital, luego de una caída (generalmente personas mayores), para recuperarse, tomar fisioterapia, y curarse antes de volver a casa.

Ellos generalmente se sentían sobre confiados sobre sus habilidades y estaban enojados por tener que ser cuidados por alguien más.

Tuve que ayudar a alguien a regresar a su cama, luego de haberle dicho que si él deseaba levantarse, tenía que llamarme a mí. Él me vio como si yo estuviese exagerando. Esto cambió cuando él se levantó por sí mismo, ¡Y se cayó al suelo! Esa caída lo asustó, y lo hizo darse cuenta de que yo no estaba siendo condescendiente con él, y que ambos estábamos allí por una razón. Él para tener apoyo en lo que él solía hacer independientemente, antes de su accidente, y yo para apoyarlo a hacer justo eso.

Puede llegar a ocasionarte una sacudida el tener que necesitar a alguien para que te ayude a hacer las cosas que solías hacer fácilmente, como el levantarte de la cama, usar el baño, y otras actividades. Es comprensible que las personas puedan sentirse irritables y disgustadas cuando los traen a un centro de rehabilitación (lo cual no es nada que un poco de paciencia, compasión y humor no puedan arreglar).

No ser capaz de hablar podría ser altamente frustrante, para alguien que solía hablar usualmente antes de un derrame o un accidente. Tener que maniobrar a través de los sentimientos, y tener que comunicarse de una forma distinta, sin ser entendido, o queriendo expresar tu enojo y miedos, y no ser capaz de hacerlo.

Estos tipos de pérdida de salud y otros, serán importantes, y tendrás que procesarlos con paciencia y compasión por parte de los cuidadores y miembros de la familia. Imagínate a ti mismo, perdiendo tu habilidad para caminar, hablar, ser independiente. Procesar todas las emociones que puedan surgir luego de un accidente o complicación médica, tomará tiempo y muchos ajustes.


3


Perder tu trabajo, tu fuente de ingresos y posiblemente, la satisfacción de tu carrera, traerá sus propias complicaciones.

¿Cómo te afrontas a ti mismo, a tu familia y amigos, cómo les cuentas que perdiste tu trabajo debido a un cese, al ser despedido, o al renunciar? ¿Qué harás para tener ingresos ahora? ¿Los subsidios son una opción para ti? ¿Qué tan rápido tendrás otro trabajo? ¿Te quedarás sin techo pronto?

Así como de otras circunstancias en la vida, podemos tener aprendizajes al perder un trabajo.

Podemos reagrupar y reorganizar nuestras vidas, de manera que podamos enfocarnos en lo que es realmente importante. Podemos priorizar en las cosas que gastamos dinero – podría ser necesario hacer un presupuesto, si te estás apoyando en un subsidio, o en tus ahorros por un período de tiempo.

Atraviesa los sentimientos, ve un terapeuta, procesa todo lo que esto significa, y luego levántate a ti mismo y ve tras ese trabajo que tanto deseas. Tal vez es tiempo para que empieces tu propio negocio, y ésta pérdida de trabajo sea una bendición disfrazada.


4


Perder una mascota puede ser tan difícil como perder a un miembro de tu familia o a un amigo cercano.

Las mascotas se convierten en parte de la familia, por lo tanto, perderlas te traerá sentimientos similares a los descritos en la entrada anterior.


5


Cada cambio en la vida requiere de ajustes, y de atravesar las cosas positivas y negativas que esto pueda traer. Al graduarte de la escuela secundaria, quiere decir que estás listo para el gran mundo; pues estudiar lo que quieras en la universidad, o puedes irte a viajar por un año. Iniciar un nuevo trabajo, significa aprender nuevas habilidades, conocer a nuevas personas y muchas nuevas oportunidades. Esto también podría significar un aumento en el salario comparado con tu trabajo anterior. El mudarse a una nueva ciudad es un desafío – podría asustarte el hecho de estar en un lugar donde nadie te conoce; podrías sentirte solo por un tiempo, o ¡Podrías disfrutar la libertad de ser un desconocido!

Acepta el cambio, pero también honra de miedo, ansiedad, emoción, en cada transición en la vida.


Espero que hayas disfrutado esta edición y que hayas encontrado consejos e ideas que puedan ayudarte a procesar la pérdida y el duelo.


Si necesitas hablar más acerca de este tema, no dudes en contactarme.


Hasta la próxima semana…


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.


22830972_10154754698267237_1487302927_oTraducción por Mayra Alarcón

 

 


KB Bilingual Counselling and Supervision

En terapia: Procesando la pérdida y el duelo

In Therapy- Working Through...


Bienvenidos a ésta mini serie sobre la pérdida y el duelo – un segmento de mi serie de “En Terapia”: Procesando…


1


He estado pensando acerca de los meses fríos de invierno, y todo lo que eso implica: menos luz solar y por lo mismo, trastorno afectivo estacional (tal vez donde estés no sea tan marcado el cambio de climas); celebraciones y aniversarios que podrían recordarnos cosas para estar agradecidos, pero que también podrían recordarnos a nuestros seres queridos que hemos perdido.

Así que como una manera de proporcionar información y de apoyarlos a ustedes, mis lectores, en momentos difíciles, pensé en tocar el tema de la pérdida y el duelo.


El tipo principal de pérdida que viene a nuestra mente, cuando hablamos acerca del duelo, es el fallecimiento de un ser querido.

Otros tipos de pérdida que nos afectan, pero que pueden ser remediados, incluyen la pérdida de un trabajo, el fin de una relación, mudarse de ciudad o de casa, la graduación de la escuela, entre otros cambios que podrían requerir un ajuste.

Existen muchos más, pero me enfocaré en estos durante las próximas semanas.


2


Algunos de nosotros hemos sido visitados por la pérdida más seguido que otros, por lo tanto, éste tema, los sentimientos y el proceso de duelo, es algo “normal” o algo con lo que estamos familiarizados en nuestras vidas. He perdido a muchas personas en mi vida – una hermana, un mejor amigo, mis abuelos y otros – debido a accidentes, a edad avanzada, el crimen, y el suicidio. No es fácil escribir esto aquí, pero es una parte de mi vida, y es algo que no puedo ignorar.

Los sentimientos aparecen súbita y aleatoriamente. Los recuerdos aparecen de la misma manera. Algunos son buenos, pero la peor parte es recordar exactamente dónde estaba cuando recibí las llamadas y todo lo que se movió dentro de mi mente, alma y cuerpo, mientras trataba de entender y procesar cada pérdida.

Estoy segura de que muchos de ustedes pueden identificarse con lo que he escrito aquí. Es doloroso pero importante entender lo que atravesamos cuando perdemos a un ser querido y cómo procesar el dolor.

Esto nunca desaparece, ya que la pérdida por fallecimiento es permanente.

Pero la forma en la que hacemos frente a esto y la resiliencia que desarrollamos, nos ayuda a continuar con nuestras vidas, a pesar de la tristeza y a pesar de extrañar a nuestros seres queridos durante todo el año – los aniversarios, los cumpleaños, las celebraciones anuales, nos los traen de vuelta a la memoria y aparece otro ciclo de duelo. Pero cada año se vuelve más fácil, incluso si solo mejora en un 0.001%.

Claro que se vuelve más fácil, pero esto debe mejorar en nuestro propio tiempo, y cada uno de nosotros procesa la muerte de un ser querido de diferente manera.


3


La muerte debido a crímenes, accidentes o suicidio puede ser una de las pérdidas más traumáticas. Aquí hablo desde mi experiencia personal.

No hay tiempo para prepararse. No pudiste haber estado presente para ayudar o salvar a tu ser querido. Tú no estabas allí para disuadirle de hacerse daño hasta el punto de la muerte. No pudiste haber prevenido que esa bala perdida lo alcanzara. No puedes hacer que los crímenes no ocurran.

Se está volviendo cada vez más común escuchar sobre ataques terroristas en Europa, y las personas con problemas mentales y de otra índole, cometen los crímenes donde decenas o millones de personas mueren sin una razón real. Los recortes presupuestarios que nos conducen a incendios tales como el de la torre Grenfell, y a otras situaciones que pudieron haber sido evitadas. El trauma que viene con estos ataques y catástrofes repentinas es increíble e insoportable. Es muy difícil comprender que esto complica el proceso del duelo.


4


Existe una ligera diferencia cuando la pérdida es predecible – por ejemplo, cuando un ser querido es diagnosticado con una enfermedad terminal, y le dan un par de meses o años de vida.

La diferencia es que tenemos pleno conocimiento y eso nos permite prepararnos, incluso si es solo una semana. Empezamos a pensar en cómo sería la vida sin esa persona, y qué hacer para que los últimos días de esa persona, sean más llevaderos. Hay tiempo para hacer nuevos recuerdos con ellos antes de que partan.

Puedes prepararte para la muerte inminente. El resto del duelo tomará su propia forma, y lo más probable es que sea muy similar al proceso descrito en los párrafos previos.


5


Antes de terminar la entrada de esta semana, me gustaría dejarte con algunas formas para pensar acerca del duelo y de cómo procesarlo de una forma que tenga sentido para ti.


  • Es importante tener presente que cada sentimiento que experimentamos luego de la pérdida de un ser querido, es válido.

  • No dejes que nadie te diga que tu duelo no es normal, y que deberías de haberlo “superado” ya. ¿Cómo se supone que debas superar algo que es tan definitivo?

  • Tú eres el propietario de tus sentimientos, por lo tanto también eres el dueño de tu duelo, cuando aparece.

  • Procésalo a tu propio ritmo, y conforme vaya surgiendo, sin embargo, como sea, donde sea y cuando sea que aparezca.


La próxima semana hablaré acerca de las reacciones típicas del duelo y acerca de lo que sucede cuando terminamos una relación, cuando perdemos nuestra salud, un trabajo, nuestra seguridad financiera, y cómo podría verse el duelo en estos casos. También te daré más formas de pensar respecto al duelo y cómo procesarlo.


Si necesitas hablar acerca de lo que he escrito aquí, no dudes en contactarme.


Hasta la próxima semana…


22773476_10154754695032237_814551237_n Traduccion por Mayra Alarcón.22830972_10154754698267237_1487302927_o


In Therapy- Working Through...

En Terapia: Procesando la ansiedad (parte 3)

In Therapy- Working Through...


Bienvenidos a la tercera edición de “En terapia”: Procesando la ansiedad.

En esta entrada, me gustaría platicarte acerca de cómo la terapia te puede ayudar a manejar la ansiedad. Como mencioné anteriormente, escribiré desde la perspectiva de lo que yo haría en la sesión de terapia, es decir, lo que se siente más congruente y más útil para mis clientes.

En otra entrada, describí el enfoque y las metas de cada uno de los métodos que utilizo – el psicodinámico, el centrado en la persona, y la terapia cognitivo conductual- y mencioné otras técnicas y modalidades que podría utilizar.


Vamos directo al grano…


Como hablamos en la primera entrada de esta mini serie, la ansiedad es una respuesta al peligro, respuesta que era esencial para la supervivencia en los tiempos de las cavernas. Estas respuestas las compartimos hasta hoy, y siguen en nosotros como seres humanos, pero ahora son desencadenadas por situaciones diferentes – no por un peligro inminente, pero que es percibido como si lo fuese.

Mi objetivo al trabajar sobre la ansiedad con un cliente es:

  • Entender el problema y cómo se produjo
  • Confiar en las fortalezas y recursos internos de mi cliente para trabajar en lo que lo trajo a terapia
  • Desafiar sus pensamientos y sentimientos que se expresan como ansiedad

4Un enfoque psicodinámico se concentrará en entender las raíces del problema. Estas raíces son generalmente inconscientes, y originadas en el pasado del cliente. Estas situaciones pasadas pudieron haber pasado en la niñez del cliente, o debido a un trauma.

En resumen, los pensamientos y sentimientos vinculados a la situación que ocasionó sufrimiento en el pasado, están muy probablemente escondidos – o reprimidos – en el inconsciente del cliente. Esto quiere decir que estos pensamientos y sentimientos están fuera de la conciencia del cliente, y esto ocasiona un estrés igual o mayor al que ocasionó cuando se experimentó originalmente.

El Ego actúa como el guardián de la conciencia de una persona, y cuando el inconsciente trata de mostrar la información reprimida, el Ego hará una especie de acuerdo con eso y dirá “no puedes salir así, esto será demasiado para el cliente, mejor sal de esta forma”; y la forma alternativa es cuando los síntomas aparecen, en este caso, los síntomas de la ansiedad.

Es posible que el individuo no haya tenido la oportunidad de desarrollar habilidades para regular sus emociones, debido a negligencia o a otras deficiencias parentales, incluyendo relaciones de apego inseguras; es posible que el cliente no haya tenido buenos modelos sobre cómo lidiar con distintas situaciones de la vida. La terapia es una forma de re aprender algunas cosas que el cliente no haya desarrollado mientras crecía.

Podría tomar un tiempo para llegar al origen de los síntomas de la ansiedad, pero una vez alcanzado, el cambio que veo en mis clientes es orgánico, y de larga duración. La terapia puede restaurar y desarrollar mejores formas de lidiar con las situaciones, presentes, pasadas y futuras, al procesar las causas inconscientes de la ansiedad.


5La terapia no nos causa amnesia, de manera que lo que experimentamos seguirá presente en nuestras mentes, pero desarrollaremos resiliencia, nuestros mecanismos de afrontamiento y nuestro entendimiento de lo que estamos experimentando en el presente como ansiedad. Aprenderemos a procesar la ansiedad y a estar mejor equipados para continuar con la vida mucho más rápido, que antes de que la terapia nos ayudara a entender y procesar nuestros pensamientos y sentimientos.

Yo trabajo centrada en la Persona, por lo tanto creo en la habilidad del cliente para auto actualizarse y para desarrollar resiliencia y las habilidades que necesita para tener una vida feliz, a pesar de las situaciones que pudieran estar haciéndole sentir estancado en el presente.


8Respecto a las técnicas cognitivo conductual (TCC), creo que es importante desafiar los pensamientos negativos que el cliente pudiese producir. La TCC ve a la ansiedad como un estímulo externo, por lo tanto trabaja con el entorno del cliente, el cual podría ser la causa de sus síntomas. De la TCC tomo el hecho de que el cliente podría necesitar lo siguiente:

  • Replantear el riesgo bajo el cual se encuentra – acaso se encuentra bajo un peligro real o podremos trabajar en el peligro percibido y en lo que podrían ser las consecuencias reales de la situación que ocasiona la ansiedad;
  • Ser capaz de procesarla mientras está sucediendo – a través del desarrollo de técnicas de respiración, decirse palabras reconfortantes, irse a otra parte para reorganizarse, y otras que he escrito como consejos en las dos entradas pasadas.

Desafiar los pensamientos y comportamientos del cliente, con respecto a las situaciones que provocan la ansiedad, en conjunto con el entendimiento del origen del problema, es una forma efectiva de procesar la ansiedad.


Por último, utilizar medicamentos recetados tales como los ansiolíticos y estabilizadores de humor, es una buena solución temporal, pero ÚNICAMENTE si son utilizados como una manera de ayudar al cliente a estar más presente y a ser capaz de pensar acerca de sus problemas en terapia. No creo que los medicamentos por sí mismos puedan solucionar el conflicto interno que lleva a un cliente a sentir la ansiedad. Creo que éstos pueden ayudar pero no a largo plazo. Y no por sí solos.


Espero que esta entrada haya sido de ayuda. Si tienes alguna pregunta o comentario, puedes dejarlos a continuación o puedes enviarme un mensaje privado.


La próxima semana está atento para un nuevo tema en la serie de “En Terapia”: Procesando…


22773476_10154754695032237_814551237_nTraduccion por Mayra Alarcón.


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.


 

In Therapy- Working Through...

En Terapia: Procesando Ansiedad (Parte 2)

In Therapy- Working Through...


Bienvenidos a la parte 2 de “En Terapia”: Procesando la ansiedad. En esta entrada me gustaría hablarte acerca de los factores de riesgo, las causas y consecuencias de la ansiedad. Al finalizar, te dejaré algunos consejos que puedan ayudarte en aquellos momentos, cuando te sientas agobiado por la ansiedad


 

2


Algunas causas de la ansiedad podrían ser más obvias que otras. Algunas podrían ser psicológicas, ocasionadas por un suceso traumático, tal como un suceso particularmente estresante, como un rompimiento amoroso. Otros podrían ser de naturaleza más inconsciente, los cuales exploraremos cuando discutamos las terapias psicodinámicas para tratar la ansiedad. Otras causas podrían ser médicas o genéticas. Vamos a explorarlas brevemente a detalle:

Factores neurológicos

Brevemente hablaré acerca de cada uno de estos factores. Debido a las limitaciones de espacio y al lenguaje técnico utilizado, he decidido resumir los puntos más importantes de esta sección. Puedes encontrar información más detallada en el siguiente link.

Los factores neurológicos, incluyen factores anatómicos, hormonales y genéticos.

Los factores anatómicos se refieren al sistema límbico, el cual podría estar afectado, por problemas estructurales y hormonales. El hipocampo es parte del sistema de respuesta al estrés, y si ésta área no está trabajando bien, los síntomas de la ansiedad podrían aparecer.

Los factores hormonales y farmacológicos que podrían llevarnos a los trastornos relacionados a la ansiedad incluyen: la función anormal de los receptores GABA, niveles bajos de serotonina, una activación anormal de los circuitos del miedo en el cerebro, así como también unos niveles anormales de la noradrenalina y dopamina, y una función anormal de las mismas.

Los genes pueden afectar la habilidad de una persona para lidiar con el estrés y la ansiedad. Algunos genes específicos han sido vinculados con la ansiedad, los cuales usualmente afectan el eje hipotalámico-hipofisario-suprarrenal (HHS) y la señalización monoaminérgica (¡Sigue el link anterior para saber qué es lo que éstos hacen!). La interacción de los genes y el entorno pueden llevarte a la ansiedad y a otros trastornos emocionales.

Condiciones médicas

La ansiedad puede ser un indicador de una afección médica subyacente. Algunas de estas condiciones incluyen:

  • Enfermedad cardiaca
  • Diabetes
  • Problemas de tiroides
  • Asma y otros trastornos respiratorios
  • Abstinencia de alcohol o drogas – prescritas o no prescritas –
  • Dolor crónico
  • Síndrome de colon irritable
  • Algunos tumores
  • Algunas veces puede ser ocasionada por los efectos secundarios de un medicamento prescrito.

Algunos de los factores psicológicos y sociales que podrían llevar a alguien a sentir ansiedad, incluyen los siguientes:

  • Trauma ocasionado por abuso en la niñez o por un suceso traumático
  • Estrés relacionado a una enfermedad
  • Estrés no tratado que se suma a través del tiempo, a otros problemas
  • La personalidad puede hacer que algunas personas sean más propensas a desarrollar ansiedad
  • Otros trastornos mentales podrían aparecer con ansiedad (por ejemplo, la depresión)
  • El uso de alcohol y drogas puede cambiar la forma en que una persona se comporta, piensa y actúa.

Risk Factors and Possible Causes of Anxiety


  • Otros problemas de salud mental, tales como la depresión, comportamientos compulsivo obsesivos
  • Uso y abuso de sustancias
  • Desórdenes del sueño, tales como el insomnio
  • Desórdenes digestivos, tales como el síndrome de colon irritable
  • Migrañas, dolores de cabeza, dolores de espalda
  • Aislamiento social, miedo de salir o miedo de situaciones en particular
  • Dificultades en el trabajo o la escuela – perder el enfoque, no asistir a clases, o faltar en días de trabajo
  • Dificultad de cuidar de ti mismo – problemas de salud emocionales y físicos, tales como descuidar el cuidado personal y los hábitos saludables de alimentación
  • Irritabilidad
  • Problemas en las relaciones con amigos y familia
  • Suicidio

8


– ¡Lo mejor que puedes hacer por ti mismo, es buscar ayuda temprana, de tus amigos y de profesionales! Hacer esto, hará más probable la prevención de que algunas de las consecuencias mencionadas anteriormente puedan convertirse en realidad, y tú estarás mejor, incluso si te es difícil pedir ayuda.

-Encontrar actividades que disfrutas y que te resulten gratificantes. Esto afectará a tus hormonas y a tu cerebro de una manera positiva, y te mantendrá saludable y menos ansioso.

-Mantente acompañado de personas que sean comprensivas, positivas. Tener una buena red de apoyo, significa no te sentirás solo. Tienes a personas en quienes confías y que te escucharán y apoyarán a través de tiempos difíciles.

-Toma un tiempo fuera. Si estás en la escuela, el trabajo, o en una reunión social y sientes que la ansiedad empieza a merodear, ve al baño, o afuera para tomar un poco de aire fresco. Tómate diez minutos o el tiempo que necesites, para calmarte, utilizando los métodos que has aprendido en la entrada de la semana pasada – respira despacio, contando lentamente hasta 10, háblate a ti mismo en una manera positiva y recuerda que ésta sensación desaparecerá en un par de minutos.


Hasta la próxima semana…


Nota: alguna de la información utilizada para esta entrada ha sido tomada de la Clínica Mayo y de la página web de NCBI – los links de referencia aparecen dentro de la presente entrada y en la versión en Inglés.


22830972_10154754698267237_1487302927_o Traducción por Mayra Alarcón.


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

En Terapia: Procesando…Ansiedad (Parte 1)

In Therapy- Working Through...


Bienvenidos a “En Terapia: Procesando…”

Las siguientes semanas, estaremos hablando sobre la ansiedad. Qué es, sus causas, sus consecuencias y las terapias que ayudan a trabajar con los problemas de ansiedad. También te proporcionaré algunos consejos sobre cómo trabajar con la ansiedad en tu vida diaria.


2


La ansiedad puede ser descrita como un sentimiento de preocupación o inquietud respecto a algo que tendrá un resultado incierto. Esto es algo que nos pasa a todos nosotros en distintos puntos de nuestras vidas. Puede ser desencadenada por una variedad de situaciones, tanto externas (situaciones sociales o de vida), como internas (pensamientos, sentimientos).

La ansiedad tiene historia. En la época de las cavernas, la ansiedad era útil para mantener vivos a nuestros seres queridos y a nosotros mismos. Si había algun peligro, la persona tendría un aumento en la adrenalina, el cual podría ayudarle a correr más rápidamente o defenderse de ese peligro.

Hoy en día no tenemos los mismos tipos de peligro, pero nuestros cuerpos siguen siendo muy parecidos a los de los cavernícolas. La adrenalina viene a nosotros cuando estamos en una situación que podríamos considerar aterradora o peligrosa, y nuestros mecanismos de lucha o huída (otros incluyen paralizarse, desmayarse) podrían activarse.

Es posible que no tengamos a un guepardo viéndonos como que fuésemos a ser su próxima cena, pero al ver a la persona que nos ha intimidado en el pasado, podríamos tener la misma sensación. Algunas veces podríamos sentirnos ansiosos por los sucesos del día a día, como el tomar un examen o ir a una entrevista de trabajo.

La ansiedad es normal, aunque algunas veces es angustiante. Hay formas de trabajar en ella y encontrar mecanismos de defensa que la hagan más manejable y menos debilitante.


4


Tal y como con la autoestima, sobre la cual hablamos en las entradas pasadas del blog, los síntomas de la ansiedad pueden ser físicos, psicológicos o conductuales.

Los síntomas físicos incluyen:

  • Frecuencia cardiaca elevada y palpitaciones

  • Tensión muscular aumentada

  • Sensación temblorosa en las piernas

  • Respiración más rápida o tener dificultad para respirar

  • Sensación de necesitar el sanitario más seguido

  • Sentirse enfermo

  • Sensación de tener apretado el pecho

  • Dolores de cabeza y migrañas

  • Aumento en la sudoración

  • Sentirse ruborizado o sonrojado

  • Tener la boca seca

  • Estar tembloroso

Los síntomas psicológicos incluyen:

  • Pensamientos

“Estoy perdiendo el control”

 

“Me estoy enojando”

 

“Me voy a morir”

 

“Estoy enfermo”

 

“Voy a tener un ataque al corazón”

 

“Me voy a enfermar”

 

“Me voy a desmayar”

  • Sentimientos

“¿Porqué me está viendo la gente”

“La gente sabe que soy ansioso”

Sentimiento de surrealismo – separado del entorno

Sensación de que las cosas van mucho más despacio o rápido de lo que en realidad son

Huida

Sentirse tenso, inquieto, muy nervioso, hiperactivo

  • Conductual

Evitar situaciones y gente que creemos nos causan ansiedad. Estas podrían ser causas reales o imaginarias.


6


La lista de desórdenes de ansiedad es amplia, y no tendremos tiempo para explicar todas a detalle. Si quieres saber más al respecto, por favor visita: Anxiety UK Website (el listado a continuación ha sido tomado de este sitio web). Si deseas que escriba más a profundidad sobre alguna de éstas, y como trabajaría con las mismas en una sesión, por favor déjame un comentario más abajo o envíame un correo electrónico, y lo incluiré en las futuras entradas del blog.

  • Agarofobia
  • Trastorno dimórfico del cuerpo
  • Claustrofobia
  • Trastorno de ansiedad generalizada
  • Trastorno compulsivo obsesivo
  • Tricotilomanía
  • Ansiedad por la salud
  • Ataques de pánico
  • Trastorno de estrés post traumático
  • Fobia social
  • Trastorno de ansiedad social
  • Fobias específicas
  • Trastorno de despersonalización
  • Trastorno afectivo estacional
  • Síndrome del intestino irritable
  • Trastorno de ansiedad por separación

8


Una forma de trabajar con la ansiedad cuando se vuelve abrumadora, o incluso de prevenirla, es cuidarte a ti mismo en distintas maneras.  Presiona aquí para mi serie en autocuidado, la cual te dará algunas ideas sobre cómo hacer esto.

  • Tomar un baño
  • Pasar tiempo con amigos y familia
  • Buscar un tiempo para pasar a solas
  • Encontrar un pasatiempo o actividad que disfrutes
  • Mantenerse en forma
  • Entrar en contacto con la naturaleza
  • Honrar tus sentimientos y poner límites saludables
  • Las técnicas de meditación podrían ser de ayuda también
  • Respiración
  • Yoga/ pilates
  • Meditación de atención plena

Cuando los pensamientos o sentimientos que causan la ansiedad aparezcan, desafíalos con pensamientos o sentimientos diferentes y más positivos. Esto podría llevar mucho trabajo, dependiendo en cuan ansioso estés. Discutiremos un poco más en las siguientes entradas del blog.


Hasta la próxima semana….


22773476_10154754695032237_814551237_n Traduccion por Mayra Alarcón 


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

%d bloggers like this: