Advertisements

Limpieza de primavera

2


Las semanas anteriores – desde que el clima mejoró y parece que al fin la primavera está por llegar – he iniciado a limpiar algunos de mis papeles, ropa y desorden.

Eso me hizo sentir bien, remover las cosas que no he usado, visto o que no me he puesto en un largo tiempo, y hacer espacio para, bueno, ¡Solo para tener espacio en realidad! No he reemplazado nada con nada más, lo cual se siente bien.

1No me veo a mi misma volviéndome minimalista en ningún punto pronto, pero estoy minimizando muchas de mis cosas. Esto tiene sentido, tanto en cuanto a espacio como a salud mental.


Otras cosas que he revisado recientemente:

  • Plan de negocios para los siguientes meses – simplificado, para que yo no trate de ser todo para todos y de hacer todo a la vez… eso nunca funcionaría y me agotaría y me daría por vencida, y ¡yo no quiero ninguna de esas opciones!
  • Un horario semanal y la cantidad y duración de las tareas que me asigno a mí misma para mi vida y para los negocios.
  • Alistarme para la nueva legislación GDPR, me llevó a deshacerme de papeles de algunos años atrás, y de cosas que en realidad ya no necesito. Convertí en archivos electrónicos la mayoría de mis contratos de negocios y comunicaciones, de manera que todo está encriptado y protegido con contraseñas, y esto se siente mucho mejor.

2Por ahora, suficiente de mí …

La limpieza de primavera se parece mucho a la limpieza de una casa, desempolvar, tirar cosas que no usamos.

¿Cómo puede esto impactar nuestro estado mental?

Bueno, primero que nada, el hecho de que tengamos un desorden alrededor de nosotros podría ser una señal de que nuestra salud mental no es la mejor.

O, en segundo lugar, el desorden podría estar haciendo que nuestra salud mental sufra.

De cualquier manera, algo debe ser realizado, para que nuestro espacio físico coincida con nuestra salud mental de una manera positiva.


3El desorden podría afectar:

  • Los niveles de energía
  • Los niveles de concentración
  • Y podría llevarnos a sentirnos abrumados o incapaces de hacer frente a la vida diaria y a otras demandas.
  • Podría recordarnos el pasado, lo cual podría llevarnos a la depresión, o
  • Nos podría hacer sentir ansiosos por el futuro
  • Lo cual significa que no estamos viviendo en el presente.

Hacer limpieza tendrá los siguientes efectos:

  • Limitarás el peligro de incendios, y la acumulación de polvo y moho
  • Te será más posible vivir en el presente en lugar de vivir en el pasado o en el futuro.
  • Te sentirás orgulloso de tus alrededores
  • Sabrás donde se encuentra todo, y te habrás librado de aquellas cosas que en realidad ya no necesitas.
  • Crearás más espacio para, bueno, crear más cosas en tu vida, en el aquí y ahora.

4Cuando hablamos acerca de deprimirse o ponerse ansioso debido al desorden, no estoy disminuyendo los síntomas de depresión o ansiedad de nadie.

Lo que quiero decir es, que veas a tu alrededor, y que chequees que cosas están desordenando tu espacio físico, que podrían estar teniendo un impacto en tu salud mental.


Algunas cosas las guardamos debido a la nostalgia, pero esta nostalgia podría no ser buena para nuestra salud mental. Esta podría mantenernos en nuestro pasado e incapacitarnos para ver lo bueno que tenemos en el presente y esperar lo positivo en el futuro.

Mira qué necesitas mantener en tu vida y qué no.

5

Deshazte de las cosas que ya no te sirven y mira cómo se siente dentro de ti.

¿Te sientes mejor? ¿Hay una “primavera” en tu camino que no habías visto antes?

¿Tu energía y motivación están volviendo?

¿Qué ha cambiado desde que despejaste tu espacio?


Házmelo saber, deja un comentario en la sección de comentarios al pie de la página, o en el formulario a continuación.


Traducción por  Mayra Alarcón.


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 4,391 other followers

Advertisements

Cómo vivir una vida con mas compasión (parte 2)

2


Bienvenidos a la segunda parte del tema acerca de la compasion.

Es un tema importante pues es una manera de mejorar nuestras relaciones y tener una vida mas tranquila y feliz.


Empecemos…


compasion parte 2


¿Cómo podemos iniciar a practicar la compasión

con nosotros mismos y con otros, en nuestra vida diaria?

A continuación te comparto algunos consejos acerca de cómo puedes empezar a tener el hábito de vivir una vida compasiva:

  • Desarrolla autoconciencia y reflexiona acerca de tu día, conforme va transcurriendo.
  • Un terapeuta podría ayudarte con esto, o busca un buen libro de autoayuda acerca del tema y tómalo como propio.
  • Al inicio del día, podrías estar agradecido por lo que ya tienes, por levantarte y tener un trabajo, familia, amigos, comida y un hogar.
  • Mientras transcurre el día, podrías pensar acerca de cómo algo que tú hiciste por alguien, podría haberle cambiado la perspectiva de su día.
  • También podrías pensar en algo que alguien más hizo por ti, que te hizo sentir más feliz.

  • Al final del día, podrías reflexionar acerca de qué salió bien o qué podría haber sido diferente, respecto a la autocompasión, la compasión por otros, o cómo otros son compasivos contigo.
  • Cambia tu forma de pensar
  • Tú no tienes que ser perfecto
  • Los otros no tienen que ser perfectos
  • Nosotros somos humanos, los errores van a suceder

  • Se comprensivo y amable cuando tú o alguien más comete un error.
  • Date cuenta cuando estas siendo sentencioso y crítico, y trata de la mejor manera, de ser indulgente y bueno.
  • El tratar es la clave. Si estás enojado con alguien, no niegues esos sentimientos, pero busca formas de canalizar y procesar esa emoción.
  • Para más información acerca de cómo procesar distintos asuntos, lee mis entradas acerca del cambio, y otras acerca de procesar las emociones difíciles, como el enojo.
  • Considera la historia de la persona.

  • Tal vez ellos están pasando alguna dificultad y por eso es que dijeron o hicieron eso.
  • La gente no vive aislada, y nosotros podríamos solo saber una parte de su historia. Darles el beneficio de la duda – sin negar nuestras propias emociones al respecto – es vivir de manera compasiva.
    • Cambia los malos pensamientos que tienes respecto a ti mismo.
  • Reemplázalos con amabilidad, tolerancia, entendimiento.
  • Reemplázalos por otros más positivos, ¡qué sabes que son ciertos!
  • Dona en caridades, o trabaja para una

  • Anteriormente hablamos acerca de aliviar el sufrimiento.
  • Donar en caridades que ayudan a otros, con quienes nos podamos relacionar o a quienes queremos ayudar, es una buena forma de ser y mostrar compasión por otros.
  • Yo dono a la campaña A21, la cual trata el tráfico de personas y rescata a mujeres de situaciones bastante oscuras. Yo no estoy trabajando directamente con estas mujeres (¡Aunque me encantaría!) pero estoy haciendo una diferencia con lo que envío cada mes.
  • No todo tiene que ser acerca de caridades – dar también puede ser acerca de ofrecerle a alguien una mano ayuda, sonreírle a alguien, comprar el almuerzo para un colega, o tan solo sentarse a la par de alguien que parece que necesita compañía.
  • Busca un terapeuta para trabajar en esto y para desarrollar compasión por ti mismo y por los demás.

  • Reevalúa tus valores
  • Al inicio hablamos acerca de cómo nuestra crianza nos puede afectar en cuanto a cuan compasivos somos. ¿Es tiempo de pensar en esto de nuevo?
  • ¿Las personas con las que creciste, no te ayudan para tener una vida compasiva y feliz?
  • Reemplázalos por otras personas que coinciden con quien tú eres realmente y con cómo tú quieres ser tratado y tratar a otros.
  • Dile a tu crítico interno que se calle

  • Si comprendemos mejor a nuestro crítico interno, entonces podemos hablarle a él/ella y hacerlo más silencioso.
  • Podemos utilizar al crítico interno para nuestro provecho, una vez que aprendemos a manejarlo. Este puede convertirse en nuestro radar, para cuando necesitamos reevaluar nuestros pensamientos acerca de nosotros mismos y de otros.
  • La autoconciencia y la comprensión de lo que hemos internalizado de nuestros padres y maestros mientras crecíamos nos puede ayudar a encontrar nuestra autocompasión.
  • Desarrolla una mentalidad de desarrollo
  • Enfrenta tus desafíos y crece con ellos.

  • Encuentra el significado de lo que está pasando en cualquier momento, especialmente en tiempos difíciles.
  • Acepta el desafío florece a través de él y con él.
  • Busca los niveles adecuados de generosidad – llena tus necesidades primero y luego observa cuántas necesidades de otros puedes llenar y cómo.
  • Mantente seguro.
  • Pon límites claros y saludables.

  • Retribuye a otros y también a ti mismo.
  • Disfruta haciéndolo.
  • Algunos pensamientos finales…
  • Practica el perdón.
  • Expresa gratitud.

  • Practica la empatía.
  • Practica la escucha activa.
  • Está de acuerdo con no estar de acuerdo.
  • Practica la aceptación.
  • Haz cosas buenas por ti mismo y por otros.

  • Ve a toda la persona y no solo al comportamiento presente.
  • La gente no es la forma en que se comporta.
  • Ampárate en tu sistema de soporte para la compasión, entendimiento y bondad.

Estos son solo algunos tips de cómo agregar compasión y auto-compasión a tu vida. Si piensas en algun otro o crees que me hizo falta incluir alguno, déjame un mensaje.


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 4,391 other followers


Creando espacio para la compasión hacia ti mismo y hacia los demás

2


Bienvenidos a la entrada de esta semana de “En Terapia”

Gracias a los que me escribieron acerca de lo que les gustaría que escribiera en futuros posts, así que esta semana el topico ha sido elegido por ustedes, mis lectores.

Continúen haciendo sus sugerencias, ya que esto me ayuda a saber qué material será útil para ustedes, mis lectores.


Vamos directo al grano…


2


La compasión es una palabra que escuchamos seguido, pero ¿será que sabemos su significado real y el beneficio que nos da para nuestras vidas?

¿Qué es esto exactamente?

La compasión significa sufrir juntos. Es similar y cercano a la empatía, pero no es empatía. Tampoco es altruismo. La compasión nos lleva a tener empatía y a ser altruistas.

La compasión no es lástima ni compadecerse a uno mismo (“la desgracia soy yo”, “yo soy el único luchando con esto”, “hay pobre de ti”); ciertamente no es autoindulgencia (“me estoy sintiendo mal por mi así que me acurrucaré y veré televisión todo el día”).

La compasión tiene que ver con el entendimiento, darte a ti mismo – y a otros – un receso del juicio y de las altas expectativas, o de cualquier tipo de expectativas de hecho.

La compasión tiene beneficios físicos y mentales – la liberación de ciertas hormonas y neurotransmisores aumentan esa sensación de “bienestar” en nuestros cuerpos.


3


Ser compasivos nos ayudará a ser más amables con nosotros mismos y con otros, y por lo tanto, cambiar nuestra perspectiva y pensamientos acerca de nosotros mismos hacia una forma más positiva y comprensiva, y así, aumentará o mantendrá nuestra salud mental en un buen lugar.

Somos humanos, no somos perfectos y no se debería esperar que lo fuésemos – ya sea por nosotros mismos o por otros. Honra, acepta y trabaja con esta falta de perfección. El ser humano viene con una lista de decepciones y una lista de “impredecibles”.

La naturaleza versus el cuidado viene a tomar un papel en la compasión, así como también otros comportamientos aprendidos o innatos.

¿Con qué nacimos?

¿Fuimos algunos de nosotros programados para ser más compasivos que otros?

¿Cómo afectó esto nuestra crianza?


4


La forma en que fuimos criados podría permitirnos a acceder más fácilmente a nuestra autocompasión, o bien podría hacérnoslo muy difícil incluso para que sintamos una pequeña autocompasión y nos podría empujar a ser críticos en vez de compasivos.

Piensa en eso – ¿En qué lado de la moneda estás tú?

¿Estas más allá de ese espectro? ¿Ha cambiado algo desde que dejaste el hogar de tu familia?

¿Quién te ha influenciado para ser más compasivo contigo mismo y con otros?


Si se te dificulta apagar la voz crítica en tu cabeza, trata de pensar en ti como una tercera persona y observa cómo lo tratarías bajo circunstancias similares…

¿Serías más comprensivo y más amable y cuidadoso acerca de su situación difícil o lo juzgarías de manera crítica como lo haces contigo mismo?

¿Cambiaría tu opinión acerca de quiénes son ellos como una persona completa o seguiría siendo la misma a pesar de la situación actual?

¿Serías capaz de mostrar perdón por esa persona por lo que le haya pasado?


5


Este tema es algo largo y variado… ¡siento que hay muchos temas unidos en esta entrada!

Aquí va otro…


¿Qué haces cuando estás luchando con emociones y situaciones difíciles?

Te dices a ti mismo que lo superes o buscas formas de procesarlo a tu propio paso en lugar de apresurarte a pasarlo porque nos han dicho o presionado para que no nos quedemos atorados en las cosas por mucho tiempo…

Ser amables y comprensivos acerca de dónde estamos en este momento en particular en nuestras vidas nos permitirá volver a pensar los pensamientos de juicio, crítica y castigo que podrían venir a nosotros a menudo… más seguido de lo que pensamos en perdonarnos a nosotros mismos o de permitirnos cometer el error y ser menos que perfectos.

Cuando somos compasivos con nosotros mismos y con otros, somos más conscientes del sufrimiento que existe.

Somos más capaces de aceptar lo que está pasando y de ponernos manos a la obra y procesarlo, para aliviarlo de una u otra manera, en lugar de hacerlo peor al juzgarnos o no perdonar o ser poco amables.


6


La compasión nos lleva a tener una vida y relaciones más saludables y balanceadas.

Tener autocompasión significará que nuestra valía viene desde dentro de nosotros, y que no necesitamos que otros nos validen.

Nuestros límites – o la falta de ellos – y la forma en que nos tratamos a nosotros mismos, le mostrará a los demás cómo nos pueden tratar.

También, la forma en la que nos tratamos a nosotros mismos se verá reflejada en la forma en que tratamos a otros – ya sea si somos críticos o amables.


Espera la siguiente entrega sobre este tema de Compasión, el cual será posteado aquí en las siguientes semanas.


Traducción por Mayra Alarcón.


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 4,391 other followers


1

¿Qué puede hacer la terapia por ti?

2


Bienvenidos a la entrada de “En Terapia” de esta semana.

En entradas pasadas te he hablado acerca de cómo la terapia te puede ayudar con asuntos y situaciones específicas, así como también acerca de cómo lidiar con ciertas cosas que pasan en la vida – aceptar el cambio y los imperativos que la sociedad nos dicta.

Hoy te quiero hablar acerca de lo que la terapia puede hacer por ti en términos más generales.

Mientras estas en la clínica de terapia, tratando de averiguar cómo procesar tus sentimientos de ansiedad, depresión, dolor, y otros, otras cosas pasarán a la vez.


2


Veamos algunos de los cambios que podrían suceder – orgánicamente – mientras tú trabajas en las razones principales que te trajeron a consultar a un terapeuta en este momento de tu vida.

  1. Compartir tus sentimientos y pensamientos con alguien imparcial, que no te juzga y que es un profesional, te podrá ayudar a procesar lo que sea que esté pasando en tu vida ahora mismo.

Tus amigos podrían tener buenas intenciones al ofrecerte consejos y soluciones que podrían funcionar bien para ellos, pero esto podría no funcionar igual de bien para ti.

Un terapeuta no te dirá qué o cómo hacer las cosas, en lugar de ello, te ayudarán a encontrar una solución que funcione bien para ti, tu personalidad, tus relaciones y tu vida en general.

Un problema compartido es un problema partido a la mitad.

Así dice el dicho… ¡Pero es cierto!


El alivio que noto en las caras de mis clientes cuando pueden revelar sus sentimientos y pensamientos difíciles, los cuales no habían sido capaces de expresarle a nadie más, es increíble.

El saber que hay alguien más allí, que te entiende y escucha sin emitir juicio es un gran alivio, y el inicio de procesar tu problema y curarte.


3


  1. Aumento de autoconciencia y de entendimiento de ti mismo

Al hablar acerca de tus problemas actuales, y profundizar más a fondo en esos asuntos del pasado que pudieron haber contribuido con tus pensamientos y sentimientos acerca de tu vida ahora, serás capaz de entenderte mejor a ti mismo.

Serás capaz de entender por qué tu reaccionas de ciertas maneras y ya sea, cambiar eso o solo ser capaz de explicarte de dónde viene tu reacción.

Tú sabrás de mejor manera, qué es lo que te hace enojar y aprenderás a cómo mantenerte seguro en situaciones que estén fuera de tu zona de confort o agrado.

Saber cuál es tu responsabilidad y cuál es la de otros en situaciones específicas, te ayudará a liberar esas cargas que has llevado y que ni siquiera te pertenecen.


4


  1. Aprender a poner límites claros para mantenerte seguro a ti mismo y a cumplir con tus necesidades.

Esto se vincula bien con las últimas dos oraciones acerca de saber lo que te hace enojar y separar lo que es tu responsabilidad y lo que no lo es.

Expresar tus necesidades y asegurarte que estas sean cumplidas – sin tener que pasar sobre otros por supuesto – es algo que me parece un resultado importante de la terapia.

Nos enseñan a cuidar de otros, y que cuidar de nosotros mismos es egoísta. ¿Pero cómo podemos cuidar a otros si no nos cuidamos a nosotros mismos primero?

Los límites te ayudarán a ser más feliz y a estar más cómodo al decir “no” cuando no quieres hacer algo – ¿Te apetece tener una noche en tu casa? Di que no saldrás sin culpa. Y la gente tratará de hacerte sentirte culpable, entonces será su problema, y no el tuyo, ¿Cierto?


5


  1. Comprender qué es lo que está sucediendo en tu vida, porqué tú te comportas o piensas de determinadas formas – darle sentido a las cosas

Algunas veces podríamos pensar que reaccionamos de determinada forma “solo porque sí”, pero podrían existir algunas razones sobre el porqué entramos en relaciones con ciertas personas o porqué decimos ciertas cosas o reaccionamos de formas específicas.

Esto podría ser porque aprendimos este comportamiento de nuestros padres o de otros modelos adultos importantes en nuestras vidas. Podría ser porque era una reacción útil en el pasado, que te ayudó a procesar una situación determinada.

Existen razones para nuestros comportamientos, y la terapia ayuda a descubrirlos. No llegaremos al fondo de algunos, pero al menos estaremos al tanto de que nosotros los fabricamos.


6


  1. Sanar heridas del pasado al darles sentido

La teoría psicoanalítica dice que los sentimientos y situaciones no procesadas del pasado, se quedarán en nosotros como si acabaran de suceder, a menos que los procesemos.

El ver a nuestros traumas o heridas de la niñez, con lo que sabemos, nos ayudará a procesar esos sentimientos que podríamos no haber entendido porque éramos muy jóvenes y nos pudieron haber dicho que no nos preocupáramos o que “creciéramos”.

Curar heridas del pasado nos liberará de espacio y energía para enfocarnos en el aquí y ahora y nos ayudará a curar heridas presentes y progresar en nuestra vida.


  1. Encontrar y utilizar tus fortalezas y recursos internos para hacer frente a la vida de una mejor manera

Todos nosotros tenemos fortalezas y recursos dentro de nosotros que nos pueden ayudar a hacer frente y a resolver los problemas.

Podría solo ser que los tenemos inactivos, ya sea, debido a nosotros mismos, o debido a que otras personas nos han dicho que no son lo suficientemente buenos o que no deberíamos utilizarlos.

La terapia – conmigo, en todo caso – incluirá encontrar dichos recursos internos y fortalezas y podrás ponerlos en práctica en la clínica y en la vida real.


7


  1. La compasión con otros y un mejor entendimiento de ellos

La terapia no solo nos ayudará a entendernos a nosotros mismos de una mejor manera, sino que también nos ayudará a entender a otros y a darles el beneficio de la duda.

Pensar que alguien es desagradable con nosotros porque esta persona ha luchado en su vida, podría ayudarnos a ser más compasivos con ella – ¡lo cual no quiere decir que esta persona no nos vaya a molestar o a hacer enojar debido a su comportamiento! También podríamos practicar a poner límites y a mantenerlos a una distancia que nos parezca bien a nosotros.

  1. Mejorar las relaciones

Conocernos a nosotros mismos mejor, nos ayudará a expresar nuestras opiniones, necesidades y preferencias con aquellos alrededor de nosotros, y nos permitirá comunicarnos de una mejor manera en general.

Una mejor comunicación nos llevará a mejores interacciones y a la resolución de conflictos. Esto también será practicado durante la terapia, en la medida que las cosas vayan surgiendo en las sesiones.


8


  1. Sentirse mejor

Por último, pero no por eso el menos importante: el principal fin de la terapia es ayudar a la gente a sentirse mejor en su propia piel, en sus relaciones, en sus trabajos, en su mundo.


¿Tienes alguna otra cosa que mencionar a esta lista?

¿Cuál ha sido tu experiencia en terapia? ¿Cuál de estas ha sido la que te ha impactado más en tu vida?


Deja un mensaje a continuación.

Hasta la próxima semana…


Traducción por Mayra Alarcón.


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 4,391 other followers



1

En Terapia: Aceptando el cambio

2


Cambio…

…esa palabra ante la cual la mayoría de nosotros nos encojemos de brazos, o que simplemente no nos gusta, porque implica hacer ajustes para los cuales probablemente no estemos listos.

También podría significar estar incómodos por un tiempo, hasta que nos acostumbremos al nuevo ambiente y a todo lo que el cambio trae consigo.

Está bien sentirnos asustados, intranquilos o solo enojados por los cambios que acontecen en nuestras vidas.


2


Algunos cambios vienen de repente – un accidente, por ejemplo – mientras que otros podríamos ser capaces de visualizarlos y prepararnos para su llegada – cambiarnos a un trabajo diferente o a otro país dentro de unos meses.

La forma en la que lidiamos con el cambio podría darnos cierto conocimiento sobre nuestro pasado – remoto o más reciente.

Nuestros padres podrían haber sido reacios al cambio, y nos pudieron haber enseñado que el cambio es malo y aterrador y que hay que evitarlo tanto como podamos, o bien, ellos podrían haber aceptado el cambio y habernos enseñado que estaba bien y que incluso es importante reconocer que vamos a pasar por cambios constantemente en nuestras vidas.

Sin importar de qué lado estemos, vamos a reaccionar de maneras similares a los modelos que tuvimos en el pasado.

Si no estamos felices sobre cómo nos hace sentir el cambio y queremos afrontarlo de una manera más positiva, o de una manera distinta por completo, existen formas de alcanzar esto.

Esto significará que vienen en camino más cambios – cambio de mentalidad, cambio de tu proceso de pensamiento, cuando las cosas no salen como deberían o se deben ajustar, cambio en la forma en que interactúas con ciertas personas y ciertas situaciones.


3


El cambio trae cambio.

Algunas formas en las que nuestras vidas pueden cambiar, incluyen las siguientes:

  • Pérdida de salud
  • Fallecimiento de un ser querido
  • Empezar en tu primer trabajo, cambiar de trabajo, perder tu trabajo
  • Iniciar tu propio negocio
  • Un casamiento o divorcio
  • Tener hijos o decidir no tenerlos
  • Mudarse a una nueva casa o país
  • Dejar la escuela
  • Ir a la universidad
  • La lista continúa…

Ahora, por mucho que queramos deshacernos del cambio o pretender que no está sucediendo, esto estará acumulándose, o permanecerá como una carga, hasta que lidiemos con dicho cambio.

El cambio también nos lleva a tomar decisiones que de otra forma hubiésemos ignorado o no hubiésemos tomado.

En algunas ocasiones, el cambio es inevitable y debemos hacerle frente, o de otra manera, este podría ocasionarnos más daño que bien.


5


Te dejo algunos consejos sobre cómo procesar el cambio. Si tienes más sugerencias, déjame un mensaje y las agregaré en la lista.

  • Haz una pausa y date tiempo para darte cuenta de lo que está cambiando.
  • ¡Reorganízate!
  • Date un tiempo para comprender lo que está sucediendo.
  • Date un tiempo para procesar todos los sentimientos y pensamientos que están surgiendo debido al cambio.
  • Haz un plan acerca de cómo vas a afrontar este cambio y a seguir adelante con tu vida.
  • Desglosa la situación en pasos más pequeños que sean más manejables, que te llevarán a aceptar el cambio y a procesar todo lo que el cambio trae consigo, de una manera más fácil.
  • Honra tus sentimientos, sin importar cuan difíciles sean. Procesarlos te ayudará a avanzar.
  • Recuérdate a ti mismo que esto es temporal. Esto pasará y tú aprenderás y crecerás gracias a ello.
  • Confía en tus instintos acerca de qué hacer en cada situación que trae cambios a tu vida.
  • Toma la responsabilidad por tu parte en el cambio/problema/oportunidad.
  • Reevalúa tus prioridades, cómo haces las cosas y cómo deseas vivir tu vida.

Creo que luego que atravesamos cada situación que nos cambia la vida, nosotros podemos crecer, o bien quedarnos atorados en ella.

Ambas opciones significarán que cambiamos como individuos. Depende de nosotros que el cambio sea positivo o que nos quedemos atorados.


La elección y el cambio vienen de la mano.

Algunas veces una viene antes de la otra, lo cual es más agradable para nosotros – elegir qué cambios de vida queremos hacer, nos da control y nos alienta a trabajar hacia nuestras metas.

En otras ocasiones el cambio se convierte en algo que no podemos controlar, pero a la vez podemos sacar el lado bueno para nosotros, tal vez no inmediatamente, pero sí eventualmente.

Todo depende de cómo procesamos cada situación.

Hasta la próxima semana.


Traducción por Mayra Alarcón.22830972_10154754698267237_1487302927_o22773476_10154754695032237_814551237_n

 

 

 

 


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 4,391 other followers



5

En Terapia: ¿Qué hacer con los debería de y tengo que?

In Therapy- Working Through...


Bienvenidos a esta edición de la serie “En Terapia”.

Esta semana quiero hablar de un tema que me causa problemas y que quisiera desafiar.


1


¿Alguna vez te has preguntado por qué tenemos ciertas reglas no escritas, las cuales la sociedad nos pide que sigamos?

  • Esto es lo que la sociedad espera
  • Naces, vas a la escuela, vas a la universidad (un año sabático es impensable, ¿Para qué perder el tiempo?), obtener un trabajo y quedarse en el mismo para siempre, incluso si te sientes miserable en él, casarte, comprar una casa, tener hijos, jubilarte, cuidar a tus nietos y luego morir (esperemos que sea una muerte pacífica).
  • Debes ser perfecto
  • Debes obtener altas calificaciones en todos tus exámenes y cursos
  • Debes cuidar de otros y no ser egoísta
  • Debes tener hijos

Estos son los llamados “imperativos categóricos”, los cuales son ideas irreales y muy generalizadas sobre cómo alguien debería vivir su vida.

Bueno, y ¿qué pasa con nosotros que nos sentimos inclinados de manera natural a no encajar dentro de estas expectativas de la sociedad?

¿Qué pasa con los que queremos algo diferente que no se encuentra descrito dentro de la lista anterior?

¿Acaso se convierte en una mala mujer, aquella que decide no tener hijos?

¿Acaso una persona es menos exitosa, porque no tiene su casa propia?

¿Acaso una persona merece luchar en un trabajo que no disfrute, tan solo porque lo correcto es mantener su trabajo, sin importar nada más?


2


Yo soy una defensora de que la gente se rebele y que encuentre sus propios caminos en la vida. Eso es lo que he hecho en mi vida, y a pesar de que ha habido altos y bajos – ¿quién no pasa por altibajos en la vida? – he disfrutado el viaje más de lo que lo hubiese hecho si me hubiera conformado con un trabajo “tradicional” que pague mejor.

“Podrías estar ganando más dinero haciendo este o aquel trabajo” fue lo que alguien me dijo una vez. ¿Mi respuesta? “Seguro que estaría ganando más dinero, pero perdería el deseo de vivir trabajando en una oficina, en un trabajo que vagamente se relacione con lo que estudié y que es lo que me apasiona.”

Algo que también escucho es “¿Porqué aun no tienes tu propia casa?” – bueno, para empezar es caro, y eso no es una prioridad real en mi vida. Me gusta donde vivo, y cuando sea el momento, veremos opciones al respecto, pero por ahora no es algo por lo que me vaya a estresar. Yo no tengo que tener una casa, yo no debería tener que buscar comprar una casa si ¡yo no quiero hacerlo!

Esto me trae al siguiente punto…


3


Podríamos replantearnos algunos de esos imperativos que la sociedad nos impone, pensando en preguntas que nos liberen, para poder tomar la elección que mejor nos funcione a nosotros como individuos. Podemos dejar la decisión tomada por alguien que no nos conoce en el mundo. Por gente que ha decidido que esa es la forma de vivir que mas nos conviene. La forma en que todo tiene que ser y que debe de continuar y terminar.

Veamos la lista a continuación:

Nacer – no tenemos mayor elección aquí, ¡así que saquemos lo mejor de la vida!

Ir a la escuela – esto es algo de lo que no podemos librarnos, y deberíamos de escuchar a nuestros padres en esta fase – esto es algo que vale la pena terminar, y aquí es donde hacemos nuestros primeros amigos, tenemos nuestras primeras experiencias sociales, y es la única cosa que algunos de nosotros tomamos de la escuela, ¡y eso está bien por mí!

Ir a la universidad – en algunos países, ir a la universidad es más una necesidad que un lujo, pero incluso en esos casos, existen alternativas, como la formación de aprendizajes o aprender un comercio. Algunas personas fruncirán las cejas con esto, pero esta es una cosa importante que recordar:

Ellos no están viviendo tu vida, así que ¡no importa si ellos fruncen el ceño o sonríen por tus decisiones!

Ni si quiera pensar en un año sabático – ¿Por qué no? Hay muchas cosas que alguien puede aprender cuando se va a otro lugar para ser un voluntariado o solo a viajar por el mundo. Podría ser la mejor cosa a realizar, para aprender a conocerte a ti mismo, y para definir lo que quieres hacer con tu vida.

Conseguir un trabajo y quedarse en este para siempre – ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Por quéee!? Si no estoy feliz, entonces no seguiré allí y planificaré mi salida. Consigue un nuevo trabajo que se ajuste a tu vida de mejor manera y da el aviso. No hay nada malo con seguir tu instinto y encontrar qué es lo correcto para ti.

Además, ¿quién dice que necesitas un trabajo para toda tu vida? ¿Qué pasaría si decides ir por el emprendimiento o el auto-empleo como yo lo hice? Poco convencional, pero ¡tan gratificante!

Cuando tienes ese sentimiento de “oh no, no me gusta esto” o “esto no es para mí” o “me siento presionado para hacer algo que no quiero hacer”, o si tu crítica interna empieza a juzgarte y a culparte por todo lo que haces, lo cual desafía las reglas generales de la sociedad, para un momento y piensa porqué estás haciendo algo y qué es lo que quieres en relación a ello.


4


No dejes que la culpa o la vergüenza te mantengan en algo que no era para ti ¡en primer lugar! Mantenerte en una situación así, podría llevarte a tener problemas de salud física y mental, y eso no es bueno para ti, ni para nadie a tu alrededor.

Si sientes que debes o tienes que hacer algo, para. Deja ir la urgencia o presión por ser o hacer ciertas cosas. Siéntate con la incertidumbre de adónde ir ahora, honra dónde estás en tu  vida ahora mismo, y hazte amigo de la incertidumbre. Todo esto es temporal, y encontrarás tu verdad y lo que realmente quieres, con tan solo dejar ir y dejarte ser.

Lo que es importante para ti es lo que cuenta, y si no estás afectándote a ti mismo o a otros de manera negativa o en cualquier otra forma, entonces sigue tus instintos, cuando se trate de encontrar el camino que quieras tomar en la vida.


5


Se valiente. Desafía la norma y ¡se tu mismo a toda costa!



22830972_10154754698267237_1487302927_oTraducción por: Mayra Alarcón22773476_10154754695032237_814551237_n


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 4,391 other followers


En Terapia: Procesando el Enojo (Part 2)

In Therapy- Working Through...


Bienvenidos al episodio de esta semana de En Terapia. Esta es la parte dos de la mini serie dedicada al enojo, una de las emociones más difíciles de entender, sentir y procesar, para algunos de nosotros.

La semana pasada vimos qué es el enojo, y cómo algunas veces esta es la única respuesta que tenemos para una persona o situación. También hablamos acerca del enojo como una forma de comunicarse, y cómo está bien expresar dicho enojo y procesarlo. Esta semana quiero hablar acerca de cómo el enojo puede ser un motor para ver resultados positivos en tu vida, y cómo procesar el mismo


1


El enojo puede ser un motor para muchas cosas positivas en la vida. Algunas veces debemos de cavar más profundamente, o pasar un poco más de tiempo en la fase del enojo, para poder obtener los resultados positivos de procesar nuestro enojo.

El enojo nos da energía – ese impulso de adrenalina que tenemos y todas las respuestas corporales que tenemos cuando estamos enojados, toda la energía que surge de nuestras mentes y cuerpos, nos puede ayudar a reaccionar con una persona o situación en particular.

En los tiempos de las cavernas, estas respuestas eran vitales para sobrevivir. Actualmente, es menos importante que reaccionemos como los hombres de las cavernas solían hacerlo ante amenazas inminentes (un nativo de una tribu distinta o un animal salvaje), pero aun cargamos esas reacciones innatas con nosotros.


2


Una de las cosas que el enojo puede hacer por nosotros es ayudarnos a ser más creativos. Aquí hay algunas cosas que nos podría ayudar a lograr el procesar nuestro enojo:


  • ¿Tu supervisor te ha dicho que trabajes más fuerte o que no has puesto la suficiente atención a tu trabajo? Utiliza el enojo que podrías sentir por esta falta de reconocimiento, para generar más ideas para tu supervisor.
  • Piensa en soluciones creativas – soluciona los problemas en tu trabajo o en tu vida diaria al pensar afuera de la caja (el enojo nos puede llevar a ver un panorama más amplio, así como también puede hacernos pensar de una forma menos calmada de lo que solemos hacerlo).
  • Busca la motivación para hacer algo nuevo, algo distinto, o algo que has dejado de lado por un tiempo.
  • El proyecto de arte
  • Ese libro que has querido escribir
  • Ese asueto que has querido tomar pero que no has podido
  • Aplicar para un nuevo curso o trabajo
  • Hacer un cambio en el estilo de vida

Encontrar nuevas formas para relacionarte con las personas o situaciones en las que sabes que podrías enojarte:

  • Utilizar el humor
  • Establece límites claros
  • Quítate de algunas de esas cosas que te hacen sentir enojado y que no son buenas para ti.
  • Mantén una distancia o acércate más.

¿Tienes más formas en las que el enojo puede ser beneficioso? ¡Deja un mensaje abajo!


3


Procesar el enojo puede ser fácil o difícil, dependiendo del tamaño del problema o del asunto que nos enojó en primer lugar. Sin embargo, aquí hay algunas cosas que podrían aplicar en la mayoría de los casos:

  • La aceptación es el primer paso en muchas situaciones, o uno de los primeros pasos, para liberarte de la carga.
  • Háblale a tu enojo, hazte amigo de él. Yo sé que esto suena raro, ¿Cierto? ¿Acaso no tratábamos de deshacernos de él? Pues sí, pero no podemos deshacernos de él a menos de que lo entendamos y que le demos el tiempo que necesita. Tú no decides si quieres hacerte amigo de alguien al evitarlo y sin darle ninguna oportunidad de que se presente como un amigo potencial, ¿Correcto?
  • ¿Puedes pensar acerca de qué podría estar pasando contigo ahora mismo, en este momento de tu vida, cuando te estás sintiendo enojado? ¿Podría haber otra emoción que esté siendo enmascarada con el enojo? (El enojo es muy listo y es hábil escondiendo otras emociones que podrían ser las causas reales de tu sufrimiento).
  • ¿Has sido herido por alguien?
  • ¿Te sientes asustado por algo o alguien?
  • ¿Te sientes triste o deprimido?
  • Ubicar la responsabilidad en donde corresponde es indispensable, ya que esto libera el espacio para ti, para perdonarte a ti mismo por tu participación, para perdonar a otros por su participación y para decidir si deseas continuar con esa relación o si deseas terminarla, lo cual también te ayuda a procesar el enojo al señalar el mismo en el lugar que le corresponda.
  • Siéntete enojado pero también encuentra tiempo para ser compasivo y comprensivo con aquellos que te han enojado, incluso contigo mismo ¡si te has hecho enojar! (Lee mi entrada del blog acerca de cómo lo logré luego de cometer un error).
  • Explora el enojo presente pero también en relación al pasado – algunas veces la gente o las situaciones pueden recordarnos de algo por lo que estuvimos enojados en el pasado, y podemos traer las mismas reacciones o unas muy similares a este momento. No quiere decir que está mal que las sientas, de hecho es una gran oportunidad para que las vuelvas a visitar (tal vez acompañado de un terapeuta) y que puedas procesar cualquier enojo no resuelto y no procesado y otras emociones tanto de la situación pasada como de la presente.
  • Cosas que puedes hacer para procesarlo:
  • Escribir en un diario
  • Hacer ejercicio
  • Practicar técnicas de relajación (respiración profunda, meditación, utilizando la atención plena, haciendo yoga, tomando un tiempo en silencio).
  • Hablar con un terapeuta, estamos aquí para escucharte y ayudarte a procesar esos sentimientos y pensamientos difíciles.

Espero que esta mini serie te haya ayudado a obtener algunas ideas sobre cómo procesar tu enojo, a cómo entender esta emoción y también a cómo canalizar los efectos del mismo para obtener resultados positivos en tu vida.


Para más información sobre el enojo, te recomiendo el blog de Nathan Gould, el cual tiene más artículos acerca del tema.


Contáctame si deseas programar una sesión, o si deseas discutir lo que has leído en esta entrada.


22773476_10154754695032237_814551237_n

Traducción por Mayra Alarcón

 

 

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 4,391 other followers


3


En Terapia: Procesando el enojo

In Therapy- Working Through...


1

Bienvenidos a la entrada de esta semana de la serie En Terapia. He escrito esta mini serie acerca de cómo procesar el enojo, ya que noto que esta es una emoción que a nosotros los humanos nos resulta difícil de entender, expresar y procesar.

¿Qué es el enojo?

El diccionario médico en línea, define al enojo como: una sensación de tensión y hostilidad, usualmente ocasionada por la ansiedad, provocada por una amenaza percibida hacia uno mismo, a nuestras posesiones, derechos o valores.


 

El enojo es entonces, la respuesta a una amenaza percibida. Si alguien nos insulta, nos pega, rompe nuestras cosas o hace algo peor, probablemente no estemos muy felices y reaccionaremos en consecuencia. Esto sería comprensible y aceptable, dependiendo de cómo decides responder – con agresión, tratando de hablarle a alguien luego de un período de reflexión, o llevar el asunto a las autoridades respectivas.

2

El enojo es una emoción la cual es difícil de manejar, expresar y procesar. En el ejercicio de mi profesión, me gusta  (a falta de una mejor palabra) ver que las personas se enojen cuando han sido ofendidas, en lugar de culparse a sí mismas o permitir que eso las consuma internamente. Esto libera el espacio y la energía absorbida por el enojo reprimido y no procesado. Esto les permite ver las cosas desde otra perspectiva, y verse a sí mismos y a otros con mayor compasión, comprensión y devuelve la responsabilidad a donde corresponde – ya sea si parte de la misma es de ellos o de alguien más.


¡Algunas veces el enojo es la única respuesta!


3Podríamos estar enojados porque nos sentimos oprimidos por un miembro de la familia que sea ofensivo, o por una situación en el trabajo, o por un cambio de las circunstancias (existen muchos ejemplos al respecto – la renta sube, el Brexit, la crisis de los refugiados de Rohingya, y la lista continúa). Podemos sentirnos enojados porque estamos tratando de insistir o de pedir que nuestras necesidades sean cubiertas o que nuestros límites sean respetados, y la gente sencillamente ¡no está escuchando! También podríamos estar enojados porque alguien paró frente a nosotros en una cola, o porque hay demasiado tráfico y ¡vas a llegar tarde!

Sin importar cuál sea la razón de nuestro enojo, es alentador saber que podemos aplicar la misma regla que aplicamos con las otras emociones: es válido y debemos honrar la presencia del enojo cuando este aparece.


#enojo, #terapia, #blog, #saludmentalEl enojo nos está diciendo algo. Sí, no es una sensación agradable pero no está allí de manera aleatoria o sin ninguna razón.

En mi trabajo como support worker, he aprendido que el comportamiento es un tipo de comunicación – especialmente con las personas que no se comunican de manera verbal y con los niños, pero esto puede aplicar para todos. Algunas veces un niño puede soltarse a golpes, patear, gritar, romper cosas porque está enojado o molesto por algo, y esta es la única forma que conoce para comunicarlo.

El enojo funciona de una manera similar a esta: nos está diciendo algo que no tenemos otra forma de procesar. Esta es la manera en la que el malestar con alguien o algo se manifiesta, y es importante ponerle atención si deseamos seguir con nuestro día y con nuestras vidas.

El enojo puede asustarnos, especialmente por los modelos negativos – por ejemplo, un padre que se enojó y golpeó los muebles o a algún miembro de la familia, les muestra a los niños que el enojo es algo malo y que da miedo, y que no debería de expresarse porque lastima a otros.

El enojo también puede asustar a la gente porque podrían sentir que van a perder el control y a hacer algo de lo que podrían arrepentirse. Incluso cuando no haya ninguna prueba de que esto ocurriría – nunca han perdido el control por haber estado enojados. De hecho podría haber pasado todo lo opuesto, o por lo menos no ha sido tan malo como se lo han imaginado.


5


Está bien expresar el enojo, y aquí te enumero algunas razones del porqué:

  • Ayuda a tu salud física, evitando una variedad de enfermedades que podrían ser detonadas por el enojo (ataques al corazón, presión arterial elevada, etc.)

  • Expresar el enojo de una manera positiva (sin agresión ni venganza), hablar con las personas que sentimos que nos han ofendido, mantendrá nuestras relaciones sanas y aumentará la honestidad y apertura con la persona o personas involucradas.

  • Expresar y descubrir qué es lo que el enojo nos está diciendo nos ayudará a procesar esas cosas que no están tan bien en nuestras vidas y con nuestras relaciones.

  • No acumularemos el enojo, por lo tanto no estallaremos. Manejar las cosas en el aquí y el ahora nos permite mantener la venganza y la rabia a raya.

  • Expresar nuestro enojo puede ayudarnos a determinar cuáles son las otras emociones que el enojo está enmascarando – por ejemplo, los niños podrían verse irritables o enojados pero en realidad podrían estar tristes o molestos.


Gracias por leer. Espera la siguiente entrada el próximo lunes, en donde hablaré mas acerca del enojo y cómo puede ser de beneficio, asi como tambien dejarte con algunos tips de cómo procesar el enojo de manera productiva.


Traducción por Mayra Alarcón. 22773476_10154754695032237_814551237_n


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 4,391 other followers


En Terapia: Procesando estigmas en salud mental

In Therapy- Working Through...


La entrada de esta semana fue inspirada por “Time to Change” (Tiempo para cambiar), una organización que ha tomado el liderazgo para combatir la discriminación y el estigma sobre la salud mental. Así que hoy deseo sumarme al movimiento al escribir esta entrada en mi blog, así como también al compartir en redes sociales acerca de este importante tema, para tener más atención al respecto.

La organización de caridad llamada “Heads Together”, establecida por los Duques de Cambridge y el príncipe Harry, es también una organización que trabaja activamente para remover el estigma respecto a la salud mental.


Se necesita coraje para aceptar que no nos sentimos bien con nuestra salud mental. Es aun más difícil aceptarlo frente a nuestros amigos, familia o incluso con un terapeuta. Agrégale a esto el ser visto como [inserta los adjetivos negativos aquí] y también ser discriminado en el trabajo o en tu comunidad local porque tu enfermedad no es visible y probablemente la estés inventando, ¿cierto?


1


Así que ¿Qué es lo que hablar sobre la salud mental hace por nosotros?


  • Nos libera para ser auténticos, honestos y reales con nosotros mismos y con otros, acerca de cómo nos estamos realmente sintiendo y qué queremos hacer al respecto.

  • Desafía a otros a ver los problemas de la salud mental de una manera diferente, y permite que sucedan más conversaciones al respecto.

  • De los dos ítems mencionados anteriormente, se desprende el hecho de que las relaciones pueden mejorar y convertirse más compasivas, como resultado de estas conversaciones difíciles.

  • Ayuda a desafiar los estereotipos que existen, cuando alguien menciona los problemas de salud mental

    • Las personas con problemas de salud mental son impredecibles
    • Las personas con problemas de salud mental son peligrosas
    • Las personas con salud mental son incompetentes
    • Tú eres culpable por tus problemas de salud mental
    • No existe esperanza para la recuperación
  • La oportunidad de una recuperación aumenta significativamente cuando una persona es honesta consigo misma, y cuando el sistema de soporte está en su lugar – una familia, amigos, empleadores más comprensivos, y la búsqueda de ayuda profesional, incluso si es por un período corto.

  • El ver a alguien hablar acerca de sus problemas de salud mental de una manera abierta y honesta, ayudará a normalizar lo que las enfermedades de salud mental realmente significan.

    • “Si mi amigo lo tiene, y lo/la he conocido por toda mi vida, entonces la salud mental podría afectarnos a todos.”
    • “De hecho he sentido que mi salud mental ha tambaleado en el pasado, pero he tenido miedo de hablar al respecto.”
    • “Yo lo/la conozco y no diría que él/ella es impredecible, peligroso, incompetente ni que él mismo lo ocasionó, o que no hay esperanza para la recuperación. El problema de salud mental de mi amigo desafía mi visión acerca de la salud mental.”
  • Las enfermedades mentales deberían ser un tema de conversación tan común como los temas de salud física.

  • Es mucho más fácil llamar al trabajo para decir que uno está enfermo, y decir algo como “Me rompí una pierna y necesito un tiempo para recuperarme” que “me siento tan ansioso hoy que no me siento capaz de levantarme de la cama.”

  • Romperse una pierna probablemente duela tanto – física, fisiológica y emocionalmente – como sentirse ansioso o deprimido.

  • La diferencia es que una es cuantificable y visible y la otra no.

  • Esto no quiere decir que una exista y que la otra no exista, o que una deba ser tomada más en serio y con más compasión que la otra.


2


Me siento bendecida de poder vivir en esta época, donde, a pesar de que el estigma y la discriminación respecto a la salud mental aun existen, es más fácil desafiarlos y de cambiar los puntos de vista al respecto. Incluso existen leyes y documentos oficiales que han sido creados para proteger de la discriminación, a las personas con problemas de la salud mental (Ve la Ley de Salud Mental 1983 y la Ley de Equidad 2010).

Como una profesional de la salud mental, valoro la conversación respecto a la salud mental y a las situaciones abrumadoras que no nos permiten avanzar y/u obstaculizan nuestra vida diaria. Es un privilegio escuchar las historias de las personas, y ayudarles a procesar sus sentimientos, pensamientos y comportamientos difíciles, para que eventualmente (cuanto antes – todo depende del viaje individual de cada persona y de su proceso) puedan poner su vida de vuelta en marcha.

Sin importar si veo a mis clientes por 6 sesiones, 3 meses, un año, dos años, tres años o más, yo confío que ellos tienen las fortalezas y recursos dentro de sí mismos y dentro de sus grupos de apoyo, para ayudarles a volver al camino. Confío en el proceso terapéutico y que juntos, en la clínica podemos atravesar, procesar, entender, sentir y pensar lo que sea necesario atravesar, procesar, entender, sentir y pensar para que la persona pueda seguir adelante.

Yo creo en dejar que nuestros sentimientos salgan a flote – usualmente utilizo la frase “afuera es mejor que adentro”, la cual definitivamente aplica para sacar tu enojo, tristeza, molestia y cualquier otro sentimiento que surja. Mantenerlos adentro podría enfermarnos mental o físicamente, o podría hacernos difícil la sanación de nuestras heridas emocionales y fisiológicas.


3


Algo que encuentro útil para ciertas cosas, pero no como una herramienta terapéutica, es el diagnóstico de salud mental. Yo no subestimo el diagnóstico (tales como la depresión o el desorden bipolar), pero no trataré a mi cliente como una persona deprimida o como una persona bipolar. Yo trataré a la persona como un todo, y hablaré acerca de lo que sea que ellos traigan a la mesa en una determinada sesión. Pienso que esto es más útil y se ha sentido como un alivio para algunos de mis clientes. Sí, ellos guardan su diagnóstico y la medicina que podrían estar tomando, pero no son tratados como una parte de ellos mismos, o como si ellos fuesen esa única parte de su vida, donde están deprimidos o tienen bipolaridad.


¡Tú no eres tu diagnóstico!


4


Hay algunas cosas que definitivamente no funcionarán y que harán más daño que bien al hablar con alguien que te está contando sus dificultades respecto a su salud mental:

  • “ve y toma una siesta o un baño, te sentirás mejor después de eso”

  • “estoy segura que no es tan malo, eres un poco dramático”

  • “anda ya, solo supéralo”

  • “solo estás haciendo esto para obtener atención”

  • “tienes problemas de salud mental, por lo tanto eres débil y quebrantado”

  • “podría ser peor”

  • “hay alguien que está mucho peor que tú”

  • “yo sé exactamente como te sientes”

  • “ve y haz algo que te distraiga”

  • “deja de ser tan perezoso”


5


Quiero terminar esta entrada con una nota positiva. Así, que ¿cómo puedes ayudar a alguien con problemas de salud mental? No tiene que ser una cosa extraordinaria. Como puedes ver en lo escrito anteriormente, las palabras pueden tener un impacto enorme. Prueba con esto:

  • “no estás solo, estoy contigo”

  • “te estoy escuchando”

  • “qué puedo hacer para ayudarte”

  • “has tratado de hablar con un terapeuta”

  • “entiendo si quieres estar solo, pero estaré aquí cuando estés listo para pasar el rato”

  • “te creo, creo que estás luchando”


Espero que esta entrada haya sido de ayuda y que te haya desafiado respecto al estigma y la discriminación sobre la salud mental. Comparte esta entrada y los links que he dejado en la entrada, ¡para que otros puedan tener esta conversación también!


Traducción por Mayra Alarcón22830972_10154754698267237_1487302927_o22773476_10154754695032237_814551237_n

 


 #timetotalk #TimeToTalkDay


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 4,391 other followers



1

En Terapia: procesando la autocrítica – Qué hacer con nuestros sentimientos cuando cometemos un error

In Therapy- Working Through...


¡Bienvenidos a la nueva entrada de “En Terapia” para esta semana!
Usualmente tengo una idea bastante clara sobre lo que voy a escribir antes de sentarme a escribir (esto usualmente pasa una semana antes de publicar la entrada). Esta semana no estaba muy segura al respecto; fue hasta el miércoles por la mañana, cuando hice algo que desencadenó una serie de sentimientos en mí, que lo tuve claro.

En resúmen, cometí un error, y esto me llevó a una serie de sentimientos en los que tenía que trabajar.


Esto fue lo que pasó …


1


En diciembre programé el espacio para tomar un examen y utilicé un documento de identificación, el cual pensé que era válido para este trámite. Llegué al lugar para tomar el examen, y me dijeron que tendría que reprogramarlo ya que el documento que utilicé no era válido para tomar este examen.


2


Mi primera sensación cuando la persona me estaba mencionando esto, fue sentirme decepcionada de mí misma, así como también de vergüenza por tal descuido. Mientras me retiraba del lugar, sin realizar mi examen y esperando que mi teléfono tuviera suficiente bateria para hablarle a mi esposo para que me animara moralmente, otros sentimientos empezaron a surgir dentro de mí.

Esto me costó dinero y tiempo, así que surgió el enojo también. En el viaje de regreso en el tren, me sentí deprimida y enojada y avergonzada. Me estaba castigando mentalmente y criticándome tan fuertemente, que me sorprendí a mí misma, luego de 20 minutos de enfurruñamientos, y de un diálogo interno de auto-desprecio.


3


Cuando digo que me sorprendí a mí misma, me refiero a que me di cuenta de lo que me estaba diciendo a mi misma con mis pensamientos y mis reacciones corporales de enojo y desasosiego general. Así que me dije a mi misma lo que le diría a cualquier otra persona, especialmente a mis clientes de terapia, y es acerca de lo que he estado escribiendo aquí:

¡Procésalo! Deja que esos sentimientos vengan y que hagan lo que tengan que hacer, a pesar de lo incómodos y horrendos que puedan ser.

Así que lo hice. Continué enfurruñándome. Seguí estando enojada, deprimida, molesta,
avergonzada y con una actitud crítica hacia mí misma. Pasaron otros 20 minutos y repentinamente empecé a entrar en razón. Mi mente más racional le empezó a hablar a mis reacciones emocionales también válidas.


4


Empecé a decirme a mí misma que sí, cometiste un error, pero piensa al respecto. ¿Qué es lo peor que podría pasar? (aparte de sentir todas esas cosas que he descrito, por supuesto).

Así que pensé, bueno, lo peor que de hecho ha ocurrido es que perdí el dinero del tren y del examen, y tendré que pagarlos de nuevo cuando reprograme el mismo y regrese a tomarlo. Esto retrasa mi solicitud, para la cual necesito este examen resuelto, pero no estoy en un apuro real, así que no es un problema enorme.

También, es un dolor el tener que reprogramar el examen y tener que hacer el viaje de nuevo, pero en ese momento lo haré todo bien y habré aprendido de mi error, ¡y podré continuar con mi vida!


¿Qué más ha ocurrido para que valga la pena que me castigue de esta manera?


Puees… pensé, ¡no mucho de hecho! Nadie más sabe lo que pasó, nadie más necesita saber, y si alguien más se enterara seguramente sería comprensivo y me daría apoyo – posiblemente me apoyaría más y me comprendería más de lo que yo misma me he apoyado ¡durante los últimos 40 minutos!

Esa señora que me dijo que cometí un error ve a tanta gente cada hora, que yo soy una
memoria vaga – ¡Si acaso me recuerda! – y no creo que ella me recuerde la próxima vez cuando regrese, y si lo hace, puedo bromear al respecto en última instancia.


Luego empecé a pensar en las cosas buenas que obtuve del viaje. Estaba muy contenta de viajar a la ciudad donde había programado mi examen. Era un poco de tiempo para mí misma, una forma de auto-cuidado – yo con mis pensamientos y solo vagabundear en un lugar al cual casi nunca voy, disfrutando de los alrededores y de mi propia compañía.

¡Ah! Y encontré un bonito lugar – tenía un hermoso nombre, era una mezcla de restaurante/pub/bar ¡la cual amé! Me tomé una taza de té antes de mi examen, y estoy segura de que volveré allí, una vez termine este examen en un par de semanas, ¡y tomaré un bien merecido coctel!

Para resumirlo, mi día completo fue una montaña rusa de emociones y experiencias, algunas de las cuales fueron placenteras, otras no tanto, pero esto me llevó a sacar el mejor provecho de una situación mala.


5


Tengo una razón para contarte esta historia, y ahora quiero contarte lo aprendido hoy, que puede ayudarte:

Honra  tus sentimientos – todos los sentimientos son válidos. No será agradable enfrentarse a muchos de estos, o no será agradable tolerarlos por mucho tiempo, pero sentirlos a profundidad te ayudará a limpiar tu atmósfera emocional y te permitirá a progresar y ver lo positivo en lo que podría verse como una situación mayormente negativa al inicio de una mala experiencia.

Procesa tus sentimientos y pasa al otro lado – quedarse estancado con los sentimientos que no son procesados podría enfermarnos mental o físicamente (nuestra energía mental querrá salir de una forma u otra, y el cerebro es muy listo al negociar alternativas, como dolores de espalda, dolores de cabeza y otras dolencias).

Existe al menos una cosa positiva en cada situación negativa. Tómate el tiempo para encontrarla. – Yo no logré llegar a pensar en las cosas positivas de mi día hasta que procesé mi enojo, vergüenza y mi autocrítica.

Algunas situaciones podrían tomar más tiempo que un viaje en tren para ser procesadas. Podría tomar un par de semanas, o incluso meses, pero con el apoyo adecuado – de la familia, amigos o de un profesional de la salud mental como yo – llegarás al otro lado y volverás a sentirte bien contigo mismo e ¡incluso con la situación!

El crecimiento viene de lugares inesperados. – Yo no esperaba pasar por este viaje emocional durante mi viaje en tren a casa, pero aquí estamos, y esto podría beneficiarlos a ustedes, mis lectores.


Espero que mi historia y lo que he aprendido, te sirva cuando estés luchando con la autocrítica y cuando estés castigándote porque cometiste un error, sin importar si fue grande o pequeño.


Si hay algo que quieras mencionar al respecto, deja un comentario debajo o envíame un mensaje por medio del formulario de contacto.


22773476_10154754695032237_814551237_n

Traducción por Mayra Alarcón.

 

 

 


Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 4,391 other followers



1

%d bloggers like this: