Advertisements

Semana 3: el autocuidado por medio de honrar nuestro sentimientos

Bienvenidos a la tercera entrega de la serie sobre el Auto-Cuidado. Gracias por seguir este blog y espero que les guste este también! Busca en el menú los artículos pasados si no los has leído aún.

¿Qué significa honrar a cualquier cosa o persona?

El diccionario en línea de Cambride define el honor como:

Demostrar gran respeto a alguien o algo, en especial cuando se está en público.

En este artículo, entonces, utilizaremos la palabra honor como una muestra de respeto. Me parece interesante que dice que este respeto es en especial importante en público. Así que, si hablamos de honrar nuestros sentimientos, es nuestra responsabilidad hacerlo cuando estamos solos, pero más importante es hacerlo cuando estamos rodeados de más gente!

¡Wow! ¡Esto es realmente poderoso!

¡Con el objetivo de enseñar a los demás a honrarnos a nosotros y a nuestros sentimientos, debemos ensenarles cómo lo hacemos con nosotros mismos!

Observa tus reacciones

En serio, observa cómo reaccionas, tanto física como emocionalmente y qué pasa con tus pensamientos. Todas estas cosas que hacemos que damos por hecho, ignoramos o son inconscientes y automáticas, nos dicen lo que necesitamos saber acerca de nuestros verdaderos sentimientos acerca de algo o alguien. Esto nos ayudara a decidir cómo proceder con cierta persona o situación.

Confía en tus respuestas corporales y presentimientos

Esos presentimientos funcionan en nosotros constantemente. La diferencia está en cuanta atención les damos o si únicamente nos damos cuenta de su presencia luego del conflicto, accidente u situación incómoda que pudimos haber evitado de haberlos escuchado.

Nuestro cuerpo nos dice mucho acerca de cómo nos sentimos realmente acerca de alguien o algo – podemos temblar al ver pasar a alguien o hacer un puño al ver a otra persona, o nos pondremos tristes al pasar aquel lugar donde pasaste mucho tiempo con tu amigo que ya no está con nosotros…

Entonces, escuchemos a nuestros presentimientos y respuestas corporales. Responde a sus señales. Sepárate de esa persona que te hace temblar o te enoja, llora por ese amigo que te hace falta, procesa esas emociones.

Piensa con tu corazón más que con tu cabeza

No me malinterpretes, pensar es tan importante como sentir, pero si estamos intentando honrar nuestros sentimientos, necesitamos apagar esa voz que nos juzga y nos dice cosas como:

 “ah, a tus amigos no les va a gustar que les digas que hirieron tus sentimientos”

“deberías poner sus sentimientos por encima de los tuyos”

“no es socialmente aceptable pensar y expresar tus propios sentimientos, y mucho menos decírselos a los demás”

“vas a terminar solo y sin amigos si dices eso o haces esto otro”

Si vas a utilizar tu cabeza para interpretar lo que sientes, mejor piensa algo así:

 “Tengo derecho a mis sentimientos y a sentirme como me siento ahora, no estoy dañando a nadie con mis sentimientos, necesito honrarme a mí mismo y ser real, o mis sentimientos van a crecer hasta que explote…mejor trato con ellos ahora…”

Enfrenta las heridas del pasado

Hay mucho que decir de trabajar en las heridas del pasado, en situaciones cuando otros no nos honraron a nosotros o a nuestros sentimientos y nos dejaron heridos y vulnerables. Mientras no los enfrentemos, seguiremos repitiendo esos patrones con otras personas en el presente y futuro.

No estoy diciendo que esto es algo fácil de hacer, pero aprender a enfrentar y procesar tus sentimientos que en alguna etapa anterior no pudiste procesar o no te permitieron procesar, será un paso en la dirección correcta.

Podrás nombrar tus sentimientos, comprender aquellas emociones que tal vez no comprendías a tu corta edad, y sentir esas emociones no-sentidas previamente, librándote de los fantasmas de tu pasado. Este es el inicio de honrar tus sentimientos tanto del pasado como en el futuro.

Si lo sientes, ¡valóralo!

En el artículo anterior, hablamos de valorarnos a nosotros mismos — parte de esto es reconocer que nuestros sentimientos y emociones son importantes. Nunca vamos a sentir algo sin motivo o sin que signifique algo para nosotros.

Una vez comprendamos esto, podremos ser más asertivos y más capaces de honrarnos a nosotros mismos, de poner esos límites con nosotros mismos y con los demás.

Crear el hábito tomara tiempo, pero una vez lo hagas, ¡te sentirás de lo mejor!

Al hacer todo esto, podrás aceptar todos tus sentimientos, expresarlos a ti mismo y a los demás. Lo más importante es que aprenderás a ser más compasivo y empático contigo mismo y tus emociones. ¡Esto hará que los demás hagan lo mismo contigo y que cambien su forma de pensar acerca de si mismos!

Advertisements

One response

  1. Pingback: En terapia: Procesando la pérdida y el duelo (parte 2) « Insights…from the desk of Karin Brauner

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: